2018-01-31 11:01 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

La traición de Piqué al Barça que el barcelonismo prefiere ignorar

Piqué es un mal ejemplo para los jóvenes de la cantera del Barça, que se fijan en su trayectoria para hacer las maletas y marcharse bien lejos del Camp Nou.



Gerard Piqué es un maestro en el difícil arte de la simulación y la manipulación. En la rueda de prensa posterior a su renovación por el FC Barcelona dejó entrever su amor al club hasta el punto de decir que se habría retirado de no haber renovado por el Barça porque no se veía en otro equipo y con otra camiseta. 

Piqué los tiene a todos engañados

De esta manera Piqué quería dejar sentado su barcelonismo a prueba de bomba, algo que ha inoculado a todos para conseguir la veneración por su condición de defensor a ultranza de la causa culé frente a los enemigos del barcelonismo, lo que le postula incluso como futuro presidente de la entidad. Sin embargo, el barcelonismo parece pasar por alto un detalle que convierte a Piqué en culé de pacotilla y en un vulgar mercenario que no se diferencia en nada de cualquier otro futbolista "vulgar", y nada singular como él, que haya podido pasar por el Barça. También Piqué le fue infiel al Barça y le traicionó como tantos y tantos jóvenes valores que han optado en los últimos tiempos por hacer las maletas y dejar plantado al club azulgrana. Piqué fue pionero en la fuga de cerebros del Barça y marcó el camino a los demás canteranos para dejar plantado al club culé a la primera oferta de fuera que pueda llegarles.



Fue en el año 2004, cuando Piqué apenas era un juvenil más de la cantera azulgrana, con la particularidad de que era nieto de Amador Bernabéu, en esa época era directivo del Barça. Piqué quiso aprovechar la protección de su abuelo para exigir un trato de favor al club, que le ofreció una renovación por siete años. Él exigió seis y, como no se pudieron de acuerdo, los técnicos del fútbol base le bajaron de categoría, del Juvenil A al B, para que escarmentara. Piqué, el culé Piqué, se molestó mucho y negoció con varios clubs de la Premier League para irse del Barça por piernas (Arsenal, Chelsea y Manchester United). Finalmente optó por la oferta de Old Trafford, en donde coincidió con un jovencísimo Cristiano Ronaldo y por donde pasó sin pena ni gloria. 

Un mal ejemplo para los jóvenes del fútbol base

La operación la negoció directamente Piqué y su familia y el Barça no intervino y se limitó a asumir la fuga de su perla, como sucede ahora. Cuatro años después Piqué volvió al Barça. Y no fue gratis. El club catalán tuvo que pagar por un jugador que se fue sin dejar un euro en caja. Este es el ejemplo de "valors" y barcelonismo de Piqué, que ahora presume de que el Barça es su casa y de que o el Barça o nada. El ejemplo en el que se fijan y el espejo en el que se miran los jóvenes valores que en los últimos tiempos han abandonado el club azulgrana en busca de fortuna en otros equipos. Este es el que engaña al barcelonismo con una militancia de boquilla y, aunque quiera borrar este episodio de su currículum, siempre quedará como un muerto en el armario.

 




Deja tu Comentario