2018-02-06 18:02 Real Madrid Por: Ricard Cardona

El Barça sí tiene un serio problema de desarraigo

Mientras Gerard Piqué intenta criticar al Espanyol por falta de "arraigo" a Barcelona, más le valdría callar



Gerard Piqué vive en su realidad paralela. Esa realidad en que sólo él tiene el derecho de faltar al respeto y de hablar sin atenerse a las consecuencias. Una realidad paralela basada en la provocación y que, algún día, le traerá consecuencias graves. Y, encima, le echará la culpa al resto. Esa misma realidad paralela que le hace hacer declaraciones tan absurdas como que el Espanyol cada vez está más desarraigado de la ciudad de Barcelona.

Uno de los últimos episodios de falta de educación y respeto de Piqué se vivió este domingo cuando, tras el partido ante el Espanyol, aseveró que el equipo perico estaba cada vez más "desarraigado" porque no sólo jugaba ya en Cornellá, fuera de Barcelona capital, sino tenía un presidente chino. Sin embargo, para desgracia de Piqué, su realidad paralela tiene poco que ver con la realidad.



Piqué se tendría que comer sus palabras

La realidad dice que, atendiendo a los futbolistas que jugaron sobre el campo, el Barça presentó un once mucho más desarraigado que el del Espanyol. Si tenemos en cuenta los onces titulares, el equipo blanquiazul disputó el partido con cinco catalanes de inicio. Casi la mitad de la alineación: Marc Navarro, David López, Aaron, Víctor Sánchez y Gerard Moreno. Y, sorpresa, en el Barça solo hubo dos: el propio Piqué y Busquets.

Una vez más, el 'niño travieso' de Piqué vuelve a quedar en evidencia por sus palabras llenas de provocación. La prepotencia del azulgrana le está consumiendo poco a poco y cada vez más se está conviertiendo más en un bufón de la polémica que en un deportista profesional.


Deja tu Comentario