2018-02-07 17:02 FC Barcelona Por: Redacción MB

El Valencia no puede con los grandes

La gran temporada del Valencia se está viendo empañada por sus actuaciones contra los grandes



El Valencia ha vuelto a ser uno de los equipos importantes de LaLiga. Al menos en cuanto a la clasificación se refiere, ya que marcha en tercera posición y está en semifinales de la Copa del Rey. Sin embargo, sus actuaciones ante los tres grandes de la competición no han sido del todo satisfactorias, ya que todavía no ha conseguido ganar ni a Atlético de Madrid, ni a Real Madrid ni al Barça.

El conjunto de Marcelino se muestra débil ante los grandes, por lo que los de Valverde no deberían pasar muchos apuros para clasificarse para la final de la Copa, sobre todo tras la ventaja que lleva el Barça del encuentro de ida, donde se impuso por 1-0.



Y es que, contanto ese partido, el Valencia ha jugado en dos ocasiones contra el propio Barça (una en Liga, donde hubo un empate a 2) y esta de la Copa. Contra el Atlético ha jugado en otras dos ocasiones, habiendo empatado en Mestalla a 0 y la derrota del pasado fin de semana por 1-0. Y contra el Real Madrid, sacó un empate del Bernabéu (1-1), pero cedió en Mestalla hace dos jornadas con un contundente 1-4.

El Valencia no pisó el área del Barça

Dice la Caverna de Florentino Pérez, buscando argumentos en las últimas fechas para distraer la atención del estrepitoso fracaso que está viviendo el Real Madrid esta temporada, que hace casi dos años que no le pitan al Barça un penalti en contra. Y se ponen las manos en la cabeza indignados. Después de ver al Valencia en la ida de la Copa, se comprende perfectamente la situación. Difícilmente el Valencia podría aspirar a que le piten un penalti a favor si, cronómetro en mano, pisó el área del Barça menos de 60 segundos.

El dato refleja la diferencia que hubo entre el Barça y el Valencia en el partido de ida de las semifinales de Copa. El Barça ganó por 1-0 al Valencia en la ida, como el Espanyol en la anterior ronda, y el Camp Nou no estalló de júbilo al final del partido. Porque, como muy bien dice el expedientado Busquets, las eliminatorias son de dos partidos. Y ésta todavía no ha acabado. La diferencia entre el partido de vuelta del Barça y el que disputó el Espanyol en cuartos de final es que se hace difícil imaginar que el Barça no marque en Valencia y se hace difícil imaginar también al Barça perdiendo un partido. En cambio era fácil adivinar que al Espanyol le caería en el Camp Nou más de un gol.




Deja tu Comentario