2018-02-12 17:02 Real Madrid Por: Redacción MB

Zidane y Gareth Bale viven una crisis de confianza

El galés y el francés no están atravesando un buen momento de confianza, y se vio reflejado en el último partido



La relación entre Zidane y Gareth Bale parece que está en un momento crítico. Y es que toda la confianza que parecía haberse ganado el galés después de recuperarse de su lesión, ha desaparecido en cuestión de días.

Si la semana pasada fue sustituido en el Ciutat de València, este sábado ante la Real Sociedad, ni siquiera fue de la partida, lo que refleja que Zidane parece que ha perdido la confianza en uno de sus mejores jugadores.



Además, y según se comenta desde la Cadena COPE, el futbolista habría abandonado el Bernabéu visiblemente enfadado por la falta de minutos en el partido, algo que le podría volver a costar la suplencia en el partido más importante del año que se disputará el miércoles ante el PSG.

Bale solo jugo 17 minutos y con el partido finiquitado, y aunque se había especulado con que Zidane lo estaba reservando con el fin de que llegara en condiciones óptimas al partido del PSG, la verdad es que podría haberle dado un giro de tuerca a la situación y el galés podría repetir suplencia en ese partido, tal y como lo hizo en LaLiga.

El cambio contra el Levante

El Real Madrid se dejó puntos ante el Levante hace dos jornadas, algo que, por desgracia, no sorprende a estas alturas del campeonato. Sin embargo, sí que hubo un hecho sorprendente en el Ciutat de València. A pesar de lo ajustado del resultado, Cristiano Ronado y Gareth Bale no acabaron el encuentro sobre el césped y eso es algo que no debe tomarse a la ligera.



De ambos cracks, el que se mostró más contrariado sobre el terreno de juego fue Cristiano Ronaldo. El crack portugués fue suplido en el 82, cuando el Real Madrid había marcado un minuto antes el tanto del 1-2. Sin embargo, CR7 puso mala cara, no saludó a Zidane, y en la banda, camino del banquillo, menó la cabeza negando y dibujando, a la vez, un gesto contrariado en sus labios. Después, a la cámara, le animó a que dejara de enfocarle.

Pues bien, Zidane y el club era consciente de que cambiando a Cristiano y Bale tiraban gasolina al fuego de la BBC en el Bernabéu. Cuenta la Cadena Cope que uno y otro, Bale y Cristiano Ronaldo, terminaron molestos por esos relevos que lo señalaron en un partido más bien pobre de todos los futbolistas blancos. Si bien CR7 tomó la vía del enfado, para el galés también hay reprimenda, ya que su postura en el banquillo dejó mucho que desear para estar el partido en juego.

Veremos cómo asume el vestuario esta situación y si el dúo de cracks es capaz de asumir estos cambios como estímulos para obtener su mejor versión de cara al importantísimo duelo de Champions ante el PSG.


Deja tu Comentario