2018-02-15 18:02 Real Madrid Por: Ricard Cardona

El Parque de los Príncipes será un infierno para el Real Madrid

El estadio del PSG ya se prepara para un partido de vuelta de lo más hostil con los blancos



El Real Madrid volvió a recordar ayer al mundo entero quién es el rey de Europa. Los blancos lograron una importantísima victoria por 3-1 ante el PSG y enviaron un mensaje al continente. El equipo de Zidane remontó el partido ante los franceses y ahora tendrá que viajar al Parque de los Principes con la intención de hacer bueno el 3-1 de la ida, algo que no será nada fácil.

Está claro que el PSG se juega mucho en esta eliminatoria y la decepción de ayer ha pasado factura. La gran inversión de este verano, con Neymar a la cabeza, hace que a los parisinos solo les quede la carta de remontar en el Parque de los Príncipes para salvar la temporada y la inversión. Por ello, desde el club francés ya han empezado a calentar la vuelta del próximo 6 de marzo. La estrategia es clara: que el ambiente sea un infierno y presionar a los árbitros.



Todavía quedan tres semanas para el partido de vuetla, pero el megaproyecto del PSG se la juega ante el Madrid, que llegaba como 'underdog' a la cita europea y salió ayer del Bernabéu por la puerta grande. Sin embargo, en Francia se niegan a darlo todo por perdido y ya preparan un ambiente de lo más infernal para la vuelta. La afición del PSG, que ya ha vivido episodios de violencia, espera influir lo máximo posible en el terreno de juego.

El PSG prepara la caldera y la presión al árbitro

Para caldear el ambiente, hay dos factores clave: la presión atmosférica a los futbolistas blancos y la presión a los colegiados. En París lloran hoy por el arbitraje con la única intención de condicionar a los árbitros en la vuelta con sus quejas sobre la actuación de Giuseppe Rocchi. Tanto Emery, como sus jugadores, como Al-Khelaïfi incidieron en estos dos aspectos tras el término del partido y tienen tres semanas por delante para que sus mensajes tengan calado entre la afición y el arbitraje.

Por otro lado, pesos pesados del vestuario parisino han querido tranquilizar a su afición con mensajes como el de Neymar que decía: "Aún no ha terminado". O Dani Alves que fue más claro: "Si el Real Madrid quiere pasar de ronda va a tener que jugar muy bien en la vuelta". Verratti o Rabiot también alentaron a su afición para llegar con confianza a la vuelta. "Va a ser muy duro para el Madrid", fue una de las frases que más sonó en zona mixta. Sin ir más lejos, los franceses recuerdan lo que le hicieron al Barça el año pasado, done le pasaron por encima con un 4-0.




Deja tu Comentario