2018-02-16 09:02 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Tridente de pacotilla en el PSG: Neymar echa de menos la MSN

La ficticia delantera del club parisino quedó en evidencia en el Santiago Bernabéu.



En el Santiago Bernabéu se pudieron extraer varias conclusiones en el partido entre el PSG y el Real Madrid del pasado miércoles. La primera es que también en Champions el club merengue sigue precisando de ayudas arbitrales para poder seguir en la competición, algo que no extrañó a nadie cuando el colegiado se tragó el penalti por mano de Sergio Ramos con 1-1 en el luminoso. La segunda es la mentira construida alrededor del tridente del club francés, una delantera ficticia que fue incapaz de demostrar que funciona en un partido importante, sino más bien al contrario.

De hecho, la 'MCN' hizo aguas durante todo el partido. A pesar de que Neymar y Mbappé protagonizaron alguna que otra jugada, fue Rabiot el único que pudo batir a Keylor Navas para meter el único gol y único motivo de esperanza parisina de cara a la vuelta en el Parque de los Príncipes. Si ya se había puesto en cuestión antes la conexión entre los tres delanteros, los datos del partido certificaron esta evidencia.



El tridente parisino hace aguas en su comparación con la 'MSN'.

Una cifra resalta por encima de las demás: la cifra de pases de Mbappé y Neymar a Cavani a lo largo de los 90 minutos fue 0. En ningún momento los dos cracks recién llegados quisieron conectar con su compañero uruguayo, lo que demuestra el fracaso de Al-Khelaïfi en su intención de emular la 'MSN' blaugrana, que sí conquistó el continente y fue una gran referencia ofensiva.

Sólo entre el francés y el brasileño -el ex del Mónaco le dio tres pases mientras que fueron siete en el camino inverso- hubo cierto entendimiento, un entendimiento que Neymar no tardó en echar de menos de su etapa culé, donde no le hacía falta decir una palabra para realizar grandes jugadas en equipo junto a sus amigos Luis Suárez y Leo Messi. Al lado de la MSN, el tridente del PSG ha hecho el ridículo y le costará rehacerse de su pobre papel en el Bernabéu.


Deja tu Comentario