2018-02-19 17:02 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Recordamos el atraco del siglo perpetrado por Ovrebo

El Barça regresará a Stamford Bridge, donde protagonizó uno de los mayores robos de la historia del fútbol.



La afición del Chelsea ya tiembla de miedo. El Barça se acerca. Sin embargo, el miedo de los 'blues' hacia su rival en octavos de Champions no está justificado por los jugadores o el talento sobre el terreno de juego, sino sobre el árbitro. Una figura que no estaba llamada a ser protagonista cuando hace poco menos de nueve años los culés llegaban a Londres para cerrar las 'semis' tras un empate a cero en el Camp Nou. Pero aquel 6 de mayo todo cambió, y dejó huella en la historia del fútbol por suceder uno de los mayores robos de la historia del deporte rey, con una escandalosa actuación por parte del colegiado Tom Henningo Ovrebo que casi una década más tarde, la afición local todavía no ha superado.

Aquella fatídica noche hubieron muchas, demasiadas pruebas que demostraban que la Champions estaba preparada para el Barça. Igual que hubieron demasiadas jugadas en las que los culés estaban más que perdidos. Todo empezó con un agarrón dentro del área de Alves a Malouda a los 23 minutos, ya con 1-0 en el luminoso. En vez de pitar penalti, el noruego concedió falta. El Barça no tardó en darse cuenta del bulo: sólo 3 minutos más tarde, Abidal fue quien agarró a Drogba dentro del área, otra vez sin castigo merecido.



El marfileño volvió a recibir en el segundo tiempo, en aquella ocasión de su compatriota Touré Yaya, que le derribó dentro del área al deslizarse por el suelo. Nada. En el 78', otra del pivote, esat vez derribando a Anelka en otra clara jugada. La afición 'blue' sólo se podía contener al mirar al marcador. Faltaba por añadir una flagrante mano de Piqué en el 81 antes de que Andrés Iniesta obrara el milagro culé y la injusticia para todo el mundo. En la última jugada, un disparo de Ballack impactó en la axila de Eto'o dentro del área, y dio pie a la famosa imagen del alemán, al que le sobraba razón, corriendo tras Ovrebo.

El mayor robo de la historia del fútbol, con el Barça y Ovrebo.


Deja tu Comentario