2018-02-20 11:02 FC Barcelona Por: Fede Peris

VÍDEO: El Barça vuelve al escenario del Iniestazo

El golazo de Iniesta que enrrabietó a la prensa madridista y la forzó a inventarse una leyenda negra como respuesta a su aplastante dominio en España y Europa.



Champions League 2008-2009. El Barça acudía a Stamford Bridge para buscar el billete de la final e Roma enfrentándose al Chelsea. El partido de ida en el Camp Nou acabó con empate a cero a pesar de los dos claros penaltis que no fueron señalados por el árbitro que podrían haber dejado el tanteo en un 2-0. Pero el Barça acudió a Londres dispuesto a marcar al menos un gol que le diera el pase a la final de Roma ante el Manchester United de Cristiano Ronaldo.

La leyenda negra de Ovrebo

Fue el partido polémico dirigido por Ovrebo en torno al cual la prensa de Madrid decidió elaborar una leyenda negra contra el Barça en base a una serie de jugadas que no existieron, pero que calaron en la opinión pública. La leyenda cuenta que Ovrebo se comió cuatro penaltis contra el Barça, de los cuales sólo uno existió (una mano de Piqué), pero no explica otra mano de un defensor del Chelsea dentro del área ni la expulsión de Abidal que dejó al Barça en inferioridad numérica por una falta en la que no existió el más mínimo contacto entre el defensa azulgrana y atacante inglés. 



La cuestión es que el Chelsea marcó y el Barça estaba eliminado. Los minutos iban pasando y cuando ya parecía irremediable y los barcelonistas empezaban a despedirse del sueño de jugar la final de la Champions League, apareció Iniesta en el minuto 94 empalmando un misil desde fuera del área que entró por la escuadra de la portería de Cech. La alegría del barcelonismno sólo fue comparable con la frustración de los jugadores del Chelsea, especialmente de Drogba y el alemán Ballack, que obtuvo el respaldo de la prensa madrileña/madridista, poco o nada comprometida con la suerte de un equipo español en la Champions League. El Barça era, sin discusión, el mejor equipo de la época y eso no era fácil de asimilar por sus enemigos. 

La final de Roma, ante el Manchester United de un penoso Cristiano Ronaldo, sólo sirvió para confirmar la aplastante superioridad de aquel Barça en el fútbol europeo. Y todo gracias a la provindencial participación de Iniesta en Stamford Bridge.


Deja tu Comentario