2018-02-21 18:02 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Competición no se atreve a meterle mano a Gerard Piqué

El Comité de Competición archiva la denuncia de la LFP contra Piqué por provocar al público de Cornellà y le invita a seguir con su línea de constantes provocaciones.



De la misma manera que Luis Suárez tiene impunidad total para agredir a sus rivales e insultar a los árbitros, Gerard Piqué tienebarra libre absoluta para provocar a los demás convencido de que tiene inmunidad diplomática. Y tiene motivos para pensar así.

Esta tarde se ha sabido que la denuncoia de la LFP trasladada al Comité de Competición por las grases provocadoras contra el Espanyol y el gesto de mandar callar a la afición del Espanyol, acompañado por unos cuernos, ha acabado en la papelera. El Comité de Competición ha decidido archivar el tema, lo que de alguna manera viene a indicarle a Piqué que puede seguir en la misma lñinea de provocaciones que ha seguido en los últimos años.



Queda claro que todo ha sido un paripé. Que Competición admitió la denuncia de la LFP para quedar bien de puertas afuera, pero sin ninguna intención de castigar los hechos como merecían.

La lista de ofensas de Piqué al Espanyol

Desde la llegada de Gerard Piqué al Barcelona en el año 2008, el central catalán dejó claro que tenía la intención de revolucionar los derbis con el Espanyol. Piqué, que ha mamado esta rivalidad desde pequeño en las categorías inferiores, quería recuperar la rivalidad entre ambos clubes que se había perdido en pro de la cordialidad entre entidades. Pues bien, el tiro le ha salido redondo a Piqué: no hay derbi sin tensión.

La relación de odio entre Gerard Piqué y la afición del Espanyol comenzó en 2008 con el lanzamiento de bengalas de los aficionados más violentos del Barça hacia la afición periquita en el último partido en Montjuic. Tras el lanzamiento, el travieso Piqué, a sus 21 años,  no se le ocurrió otra cosa que saludarles tras el partido. Piqué sentaba las bases de una relación que solo iría a peor: ya era persona 'non grata' en el espanyolismo.



Tras unos años un poco más calmado, en 2012, el Mirandés eliminó al Espanyol de la Copa y Piqué (que siguió el partido por la radio junto a Cesc Fábregas) dijo lo siguiente: "Lo del Mirandés es increíble!! Muchas felicidades a toda la gente de Miranda de Ebro!! Qué grande es el fútbol!!", unas declaraciones que no sentaron bien en el Espanyol. 

Sin embargo, la época de mayor tensión ha llegado en los últimos años. Podría decirse que con la marcha de Guardiola, Piqué tuvo vía libre para comenzar a abrir la boca y provocar. En 2014 en un bochornoso partido en el que el Barça se impuso con mucha polémica en el derbi catalán y en el que Piqué escupió a la afición periquita en el gol de los suyos. Dos años después siguió con su guerra ante la afición blanquiazul con más declaraciones incendiarias: "Se denominan maravillosa minoria, pero espero al menos que llenen el campo".

Tras estas incendiarias palabras de Piqué, la respuesta de la afición, fue sacar a relucir una pancarta en la que rezaba: "Shakira es de todos". La multa que le cayó al Espanyol fue de órdago y el central catalán se fue una vez más de rositas tras todas las provocaciones.

Otro episodio que pocos recordarán se produjo a través de Twitter en 2016. El Espanyol escribió esto en sus redes sociales: "Siete horas para un partido importante. Que los de de la neurona única –y enferma– no nos distraigan". Minutos después Piqué respondió al tweet con un "Hola" que causó enorme polémica y que dio a entender que se sintió aludido. Lo último y más reciente, ya lo conocen: "Jugar contra el Espanyol de Cornellà siempre es especial. Allí nos ganaron 1-0 y tuvieron su día de gloria".


Deja tu Comentario