2018-02-22 16:02 Real Madrid Por: Redacción MB

Las razones por las que el Real Madrid se ha hartado de Bale

El club blanco quiere venderle el próximo verano por varios motivos, según indica Marca



El diario Marca ha sacado a la luz los motivos principales por los que Bale va a ser vendido en el próximo mercado de verano. Según el medio de comunicación, al galés se le ha acabado el crédito y está ante sus últimos meses como madridista.

Todo empezó con el cambio en el Ciutat de València. Zidane decidió dar un giro, seguramente equivocado, en aquel partido quitando a Bale y a Cristiano Ronaldo. El resultado fue que el equipo valenciano empató el encuentro, pero el entrenador está para tomar decisiones. 



Ese cambio molestó mucho a Bale, y eso se ha notado en sus suplencias ante la Real Sociedad, el PSG y el Leganés. El técnico sí le dio la oportunidad ante el Betis, y cuando fue preguntado por el partido del británico, Zidane contestó que “bueno... ha hecho su encuentro”.

Pero lo cierto de todo es que lo que parecía innegociable hace unos meses, ahora ha dado la vuelta y Bale ya no forma parte del once titular del equipo, algo que refleja lo que va a ocurrir en apenas tres meses.

Las lesiones

Otro de los motivos principales son las constantes lesiones que tiene el futbolista. Numerosas son las que ha sufrido desde su llegada al equipo, que le han privado de jugar decenas de encuentros sin alcanzar nunca la cota más alta de su capacidad futbolística.



Esto ha mermado en su continuidad y la presión que se ha ejercido sobre él y el precio que costó ha hecho que se convierta en una carencia para el jugador.

El gesto de Bale ante el Leganés

A Bale le ha sentado muy mal que Zidane prescindiera de su concurso en la formación inicial que el Real Madrid ha presentado hoy en Butarque para medirse al Leganés.

La estrella galesa afrontó muy bajo de ánimos el partido desde el banquillo y su desconexión con el partido fue tal que en el transcurso de la primera mitad, se marchó al vestuario en zapatillas deportivas en una muestra de desinterés que a Zidane no le ha gustado nada y que puede pasarle factura en el futuro más inmediato. Por ejemplo en París

Mientras Lucas Vázquez mordía el césped reclamando una oportunidad, Bale afrontaba el partido con indolencia desde el banquillo, sin tomarse siquiera la molestia de calzarse las botas reglamentarias por si Zidane tenía que recurrir a su concurso. Al final acabó jugando los últimos 15 minutos sustituyendo a Benzema


Deja tu Comentario