2018-02-27 13:02 El Soplo Por: Fede Peris

Luis Enrique genera un terremoto en el Camp Nou con Umtiti

El Barça intentará mejorar el contrato de Umtiti y subir su cláusula, pero está preparado con Alderweireld por si la negociación se rompe.



La renovación de Sergi Roberto y su aumento en la escala salarial de la plantilla del FC Barcelona, ha puesto los dientes largos a Samuel Umtiti, que ha visto cómo su compañero ha conseguido un contrato que dobla los tres millones netos que percibe él en el FC Barcelona. El hecho de que su cláusula de rescisión sea de 60 millones de euros juega a su favor y el FC Barcelona intenta solucionar el tema cuanto antes después de conocer que Luis Enrique ha propuesto el nombre de Umtiti como una de sus condiciones para hacerse cargo del Chelsea la próxima temporada.

Umtiti quiere sumarse a la fiesta de las renovaciones

Josep Maria Bartomeu pensaba que con la renovación de Sergi Roberto podía dar por zanajado el capítulo de renovaciones de los jugadores clave de la plantilla. Pero se equivocaba. Samuel Umtiti, aunque apenas lleva año y medio en el club, no parece dispuesto a abandonarse a su suerte y, a través de su representante, ya ha hecho saber al club que él también desea participar en la fiesta de las renovaciones que tan felices ha hecho a Leo Messi, Luis Suárez, Andrés Iniesta, Busquets, Piqué, Ter Stegen, Jordi Alba o Rakitic. 



Umtiti percibe tres millones de euros netos y pide ocho millones con la esperanza de quedarse en seis fijos y algo más en variables. Su rendimiento en el año y medio que lleva en el club ha sorprendido a propios y extraños y considera que su contrato no está a la altura de su aportación al equipo. Y para acabarlo de arreglar, Luis Enrique ha propuesto su nombre a Roman Abramovich como uno de los fichajes estratégicos del Chelsea para el nuevo proyecto que el técnico asturiano emprenderá en Londres la próxima temporada.

El Barça le busca recambio a Umtiti... por si acaso

Y en el club se han movilizado. Por un lado, llamando a su representante para establecer una toma de contacto. El club quiere retener a toda costa a Umtiti y elevar su cláusula de rescisión, que está fijada en 60 millones. Umtiti aterrizó en el Camp Nou hace dos veranos y firmó un contrato por 25 millones más cinco en variables. Una salida de Umtiti significaría para el Barça un negocio redondo porque en dos años obtendría un beneficio de 35 millones después de haber disfrutado de su juego. Sin embargo, el club prioriza los intereses deportivos sobre los económicos y tratará por todos los medios de llegar a un acuerdo subiendo la cláusula por encima de los 200 millones de euros.

De todas formas, por si las moscas,  la secretaría técnica del Barça trabaja ya sobre la hipótesis de que Umtiti pudiera irse a final de temporada, dado que tampoco está dispuesto a renovarle a cualaquier precio, de ahí que se hayan iniciado contactos con otros centrales solventes del fútbol europeo, entre ellos Toby Alderweireld, el central del Tottenham que en el pasado defendió los colores del Atlético de Madrid. Alderweireld, de 29 años, acaba contrato con el Tottenham en junio de 2019, no se pone de acuerdo con el club en su renovación y tiene una cláusula de escape rápido de 28 millones el próximo verano. 



El FC Barcelona espera que no sea necesario el fichaje de Alderweireld, pero se cubre las espaldas por si la situación de Umtiti concluye de forma inesperada, como sucedió con Neymar.

 


Deja tu Comentario