2018-02-28 11:02 FC Barcelona Por: Fede Peris

El Madrid necesita de la ayuda del árbitro hasta para perder

Escandaloso gol anulado a Gerard Moreno en Cornellà, que estuvo a punto de darle un punto fraudulento al Real Madrid.



El Espanyol venció al Real Madrid en Cornellà por 1-0 en el tiempo de prolongación. El gol de Gerard Moreno evitó un nuevo atraco del Real Madrid en La Liga. El colegiado Sánchez Martínez le anuló un gol legal al Espanyol que pudo haber supuesto para los blancos sumar un punto falseando una vez más la competición. El gol postrero de Moreno evitó que se consumara la fechoría arbitral a favor del Real Madrid.

Gerard Moreno estaba en posición correcta cuando fusiló su gol a Keylor Navas en el minuto 29. Pero ya se sabe que la filiación madridista de la Liga de Fútbol Profesional y la histórica tradición blanca de la Federación y los árbitros están intentando en las últimas semanas que haya Liga facilitándole las cosas al Atlético y al Real Madrid para que devuelvan a la competición la emoción que el Barça le ha quitado desde el primer partido de la temporada con su aplastante superioridad.



El robo al Espanyol es sólo un capítulo más en la larga lista de agravios favorables al Real Madrid durante la competición, aunque esta vez ni con la ayuda del árbitro fue el Real Madrid capaz de sacar adelante el partido de Cornellà, y eso que jugó con un buen puñado de titulares y de suplentes millonarios que una vez más no dieron la talla, a pesar que desde los medios oficialistas de la capital se venía pregonando a bombo y platillo que el Real Madrid de la "Felizidane" había vuelto y que el panorama blanco era algo así como Alicia en el País de las Maravillas.

A la hora de la verdad, como siempre, sin el valioso jugador número doce, el árbitro, habitualmente el jugador más eficaz del Real Madrid, el equipo blanco deja mucho que desear y, desde luego, no está a la altura del líder de la competición, que no conoce la derrota porque es el mejor sin necesidad de que le anulen goles legales en contra. Más bien, al reves. Le anulan goles propios que entran y que los árbitros sacan fuera.

Pero ni así.



 


Deja tu Comentario