2018-03-05 22:03 Prensa Merengue Por: Carlos Muñiz

¡Buenísimo! La Caverna "anula" el golazo de Messi

La prensa de Florentino rabia con el golazo de Messi que mata definitivamente al único rival del Barça en La Liga, el Atlético de Madrid.



Eran todos colchoneros por un día. Se quejan de que la prensa catalana ningunea al Espanyol y ellos desprecian al Atlético de Madrid siempre... salvo cuando tiene que ejercer de Primo Zumosol y hacer los deberes que no ha hecho el Real Madrid de Zidane parándole los pies al Barça. Es tanta la rabia contenida que embarga a la caverna de Florentino Pérez por el fracaso del Atlético ante el Barça que ya no saben qué hacer para oscurecer el nuevo éxito del Barça y de Messi lanzándole porquería.

El gol de Messi no debió subir al marcador

La última aportación de la caverna mediática madridista en su cruzada anti Barça se ha visto en el santuario del madridismo más radical y casposo, El Chiringuito de Josep Pedrerol. Han llegado a la conclusión de que el golazo de falta de Messi al Atlético no debió subir al marcador. Un auténtico fraude a la competición, según su versión. Merecen que Florentino les envíe un jamón.



Según esta versión Gil Manzano colocó la barrera dos metros más lejos de lo que marca el reglamento. Es decir, el árbitro se lo puso muy fácil a Messi. Así cualquiera.Y en pleno funeral por las miserias del Real Madrid y los éxitos del Barça defienden la tesis de la adulteración de la competición. La barrera estaba a 11,3 metros y no a 9, 15 como marca el reglamento. Es decir, el triunfo del Barça fue fraudulento. 

Reproches al Primo Zumosol Atlético

Eso por un lado. Pero hay más. Reproches al Atlético porque no paró los pies al Barça. Reproches a Simeone por no plantear un partido más ambicioso. Seguramente, deben pensar, Simeone tenía que haber planteado el partido como hizo Zidane en el Bernabéu ante el Barça... perdiendo por 0-3. Y es que parece muy sencillo ganar al Barça, algo que no ha conseguido nadie en esta Liga después de 27 jornadas. Ni siquiera el Real Madrid de la Felizidane. Dice Pedrerol: "qué fácil lo ha tenido el Barça. Acaba de perder la Liga y Simeone dice que está contento". Tan contento como Zidane después de todos y cada uno de los fracasos del Real Madrid esta temporada, siempre feliz y contento con el rendimiento de sus jugadores, hagan lo que hagan. "Simeone tira la Liga", publica La Razón. 

Simeone, mejor que Zidane... aunque no lo digan

Es posible que Simeone  tirara la Liga, pero le fue mejor que a Zidane, que sucumbió ante el rodillo del Barça en el Bernabéu por 0-3. El Atlético, al menos sí ha sido capaz de arañarle un punto al Barcelona en su visita al Metropolitano. Pero les ha fallado el Primo Zumosol, el pariente al que se recurre cuando uno no sabe hacer frente a la situación por sí mismo. 



Edu Aguirre, el colaborador de El Chiringuito que se hizo famoso insultando gravemente al Barça y a Messi en twitter, dice que "me parece un escándalo que en el gol que decide la Liga la barrera esté dos metros más atrás". Posiblemente es tan escandaloso como que balones, en plural, que entran medio metro dentro de la portería no sean considerados como gol. Y de eso el Barça puede escribir un libro. "Oblak pudo hacer más", se oyó en otro contertulio. "¿Obra de arte? Lo de Messi es sólo un gol", añadió Juanma Rodríguez, otro de los portavoces del madridismo más casposo. 

Y así se quedan tranquilos con sus conciencias a 15 puntos del líder. Ya lo sabemos todos. Si el Barça gana esta Liga habrá sido por culpa del "cagón" Simeone y de un Atlético miedoso.

Y luego al que ningunean y desprecian es al yol. Si el Real Madrid vuelve a fracasar mañana y queda fuera de la Champions, nos queda un mes de marzo, de abril y de mayo apasionante escuchando a los defensores del fracaso blanco echando mierda contra el Barça. Ese complejo de inferioridad, ya asentado en la corte de gaiteros mediáticos del madridismo, no se lo quita nadie. A fuerza de fracasos, han convertido al Real Madrid en un equipo pequeño sin más ilusión que el Atlético le pare los pies al Barça y que Neymar sonría cuando le preguntan si va a fichar por el Real Madrid. Eso es ahora la felicidad en el Real Madrid.

Es lo que hay. 


Deja tu Comentario