2018-03-05 14:03 Real Madrid Por: Fede Peris

PREVIA. PSG-Real Madrid: Un infierno espera en París

Las últimas novedades que rodean al choque PSG-Real Madrid en el que los dos equipos se juegan el pase a los cuartos de final de la Champions League tras el 3-1 del partido de ida.



Llegó el gran día. El Real Madrid gira visita al Parque de los Príncipes parisino para defender su renta de 3-1 cosechada ante el PSG en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League disputado en el Bernabéu. El PSG afronta el choque sin su gran estrella, Neymar. Y Zidane mantendrá hasta el último momento las incógnitas de los lesionados Toni Kroos y Luka Modric. Se ha llevado a París a toda su plantilla.

Zidane, pendiente de Kroos y Modric

Zidane ha desplazado a París a toda su plantilla, incluidos los lesionados Toni Kroos y Luka Modric, dos piezas básicas para resistir en lo que se prevé que será el infierno de París. Aunque hasta el último momento no sabremos si se los ha llevado para jugar al despiste y complicarle la estrategia a Unai Emery con la duda de su alineación o porque realmente están en condiciones de reaparecer. Lo cierto es que ambos han participado en las dos últimas sesiones de preparación y todo apunta a que mañana serán de la partida en el once inicial del Real Madrid. Ambos jugadores están fuera de las alineaciones precisamente desde el partido de ida de esta eliminatoria, pero esos dos entrenamientos bastarán si realmente están recuperados de sus lesiones.



El Real Madrid se juega la temporada

El Real Madrid llega con pies de plomo a una cita en la que se juega toda la temporada después de la eliminación en la Copa del Rey a manos del Leganés y su descarte en la lucha por el título de Liga, en donde le separan 15 puntos del líder cuando sólo restan 33 puntos en juego. Zidane y sus hombres saben que les espera un ambiente muy cargado en el Parque de los Príncipes después del llamamiento efectuado por el PSG a sus ultras más radicales para que marquen goles desde la grada. De hecho, los jugadores blancos han sido recibidos en el último entrenamiento realizado en el escenario del partido con gritos de "¡Puta Madrid!". De cualquier forma, el equipo blanco está suficientemente curtido en mil batallas como para esperar que los hombres de Zidane se puedan ver superados por el ambiente de la grada. Más que el público preocupa en el Real Madrid el rival, en el que Ángel Di María está predestinado a jugar un papel determinante y llevar la batuta de su equipo sustituyendo en esa función al lesionado Neymar, que el sábado fue operado de una fractura en el quinto metacarpiano de su pie derecho.

El recuerdo del 4-0 al Barça el año pasado

Zidane ha mostrado especial atención en recordar s sus jugadores que el pasado año el PSG le atizó un 4-0 al Barça en este mismo escenario y sin Neymar, que ese dia jugaba en con el Barcelona. Por ello es vital la presencia de Modric y Kroos, dos jugadores experimentados y capaces de poner orden en el centro del campo para desactivar a las peligrosas puntas de ataque del PSG: Cavani y Mbappé, que hoy deberán dar un paso al frente para hacer valer su cotización ante la ausencia del buque insignia del equipo. 

Zidane confía en la BBC

A la espera de resolver las dos dudas en el centro del campo, el Real Madrid presentará su alineación de gala, con Keylor Navas en la portería; Carvajal, que no actuó en el partido de ida por la sanción impuesta por la UEFA, actuará en la derecha de la defensa, con Marcelo por la izquierda y Sergio Ramos y Varane en el centro. Delante Zidane no tiene dudas: la BBC, con Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo. Casemiro es fijo en el centro y se espera que puedan acompañarle los clásicos Kroos y Modric. Es, sin duda, la alineación preferida por Zidane. Isco y Asensio podrían tener su oportunidad en función del estado físico de los dos centrocampistas titulares lesionados. En principio Zidane confía más en Asensio como revulsivo con su fútbol explosivo en la segunda mitad que en su alineación de salida. Isco se encargaría de marcar el ritmo del partido pausando el juego, dado que al Real Madrid no le interesa mantener un intercambio de golpes con el PSG.



Novedades en el PSG

El partido exigirá máxima concentración a los jugadores blancos. Una concentración que no tuvieron en el partido de ida, en el que el equipo parisino sorprendió con un gol de Rabiot que pudo resultar fatal para los intereses madridistas. Cristiano empató de penalti y en la segunda parte la entrada de Asensio cambió el partido con sus dos asistencias de gol al propio Cristiano Ronaldo y Marcelo.

El partido promete ser un duelo de pizarras. Emery juega con las posibles ausencias de Mbappé y Marquinhos por lesión, aunque nadie en el Real Madrid duda de que ambos saltarán al césped del Parque de los Príncipes de salida. También puede haber novedades en el centro del campo respecto al equipo que jugó en el Bernabéu con las posibles entradas de Thiago Motta y el ex madridista Lass Diarra. Kurzawa también entrará por Yuri en la defensa. Delante Di María, que no jugó un sólo minuto en el Bernabéu, se encargará de hacer olvidar a Neymar.

Las estadísticas están con el Real Madrid

El PSG no saldrá a lo loco en busca de la remontada consciente del peligro que entraña el contragolpe del Real Madrid. Un gol de los blancos resultaría fatal para sus aspiraciones y obligaría a anotar cuatro tantos para seguir adelante en la compoetición. Pero la estadística no mienten: el Real Madrid siempre ha marcado en los siete últimos desplazamientos disputados en octavos de final de la Champions League. De hecho, su promedio como visitante en esos siete partidos es de 2, 42 goles por partido. ¡Como para que Emery se eche a temblar! Además, el Real Madrid no cae en la Liga de Campeones antes de semifinales desde la temporada 2009-10.

Por otro lado, la amenaza de Cristiano Ronaldo cubre el Parque de los Príncipes. Después de un inicio de temporada irregular, el crack portugués ha vuelto por sus fueros y vive su momento más dulce de la campaña. Ha marcado al menos un gol en los cinco últimos partidos que ha jugado, y suma 14 goles en sus ocho últimos encuentros. Es decir, que en dos meses ha sumado casi la mitad de los 30 goles que ha anotado a lo largo de toda la temporada. Y además, se presenta en París como pichichi indiscutible del torneo con once goles anotados, dos de ellos precisamdnte al PSG. 

Toda la presión del partido se concentrará en el colegiado alemán Felix Brych después de la campaña de presión ejercida por el PSG, que se sintió perjudicado por el arbitraje en la ida del italiano Gianluca Rocchi. La UEFA ha respondido enviando a su mejor árbitro, aunque su historial no acaba de convencer a los franceses en función de los resultados favorables que históricamente ha cosechado el Real Madrid con él. Brych fue el colegiado que dirigió la final que protagonizaron el pasado año el Real Madrid y la Juventus con triunfo claro del equipo blanco. 

Las alineaciones

París Saint-Germain: Areola; Dani Alves, Marquinhos, Kimpembe, Kurzawa; Verratti, Motta, Rabiot; Mbappé, Cavani y Di María.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Casemiro, Kroos; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Felix Brych (ALE).

Campo: Parque de los Príncipes (20:45, Antena 3 y TV3)

Así fue el partido de ida: Real Madrid, 3 - PSG, 1

 


Deja tu Comentario