2018-03-06 09:03 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

André Gomes se convierte en el hombre de moda en el Barça

Los pitos recibidos por el portugués en el Camp Nou han provocado el efecto adverso.



Si alguien en clave culé salió mal parado del partido ante el Atlético de Madrid en el Camp Nou -a excepción del lesionado Iniesta-, este fue el sustituto del manchego cuando dejó el terreno de juego, André Gomes. El centrocampista portugués fue llamado a ocupar la demarcación del capitán, y la afición condenó todas y cada una de sus pérdidas de balón con pitos y abucheos. Sin embargo, lejos de imponerse el criterio de la hinchada blaugrana, todas estas muestras de hostilidad han generado el efecto contrario en el centrocampista luso: hacer que todo el mundo se ponga de su parte.

El primero en hacerlo fue Ernesto Valverde, que por un momento aparcó su carácter tranquilo para 'abroncar' a la grada cuando oyó los reproches hacia el jugador, algo que reforzó con más tranquilidad en la rueda de prensa posterior al partido: “Necesitamos al público y deben comprender el error del jugador”, apuntó el técnico, que también tuvo una arenga para el centrocampista: "Hay que darles para que te apoyen, si te pitan hay que luchar para cambiar las cosas”.



Valverde, el primer defensor de André Gomes.

El 'Txingurri' fue el primero de muchos, porque desde entonces se han ido sucediendo las muestras de apoyo al futbolista, tanto desde el vestuario, donde sus compañeros hacen lo posible para que las críticas y su mal momento no afecten en su ánimo, hasta los mismos medios deportivos, en los que piden más paciencia y menos críticas para un jugador que trata de encontrar su hueco en el equipo entre los reproches.

Lo que es intocable hasta ahora es la confianza de su entrenador en él, que es el punto de partida para cambiar la dinámica: por ahora el '21' ha disputado los partidos de más peso en Liga, incluidos los dos choques contra el Atlético de Madrid o el duelo en Mestalla ante el Valencia. El portugués cuenta con la protección y el crédito suficientes para intentar darle la vuelta a la tortilla.


Deja tu Comentario