2018-03-07 11:03 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

Así se materializó el repaso del Real Madrid al PSG en París

El Real Madrid fue superior al PSG por tierra mar y aire. Este es el balance de las estadísticas del partido.



Las estadísticas, frías y objetivas, no engañan. Y las estadísticas del partido que anoche disputaron el PSG y el Real Madrid en el Parque de los Príncipes dejan al descubierto la aplastante superioridad del Real Madrid sobre su rival por tierra, mar y aire. Un repaso en toda regla. Lo mejor para el PSG fue el resultado.

Sin proponérselo, el Real Madrid superó al PSG en la posesión del balón, 50.2% por 49.8% de los franceses. Se esperaba un partido muy defensivo, con un PSG lanzado sobre la portería contraria buscando las líneas de pase para Mbappé y Cavani, y lo que se encontró el Real Madrid fue a un rival torpón que no supo controlar el balón, ni dar tres pases seguidos, ni hacer frente al pressing al que se vio sometido en el centro del campoo que no dejó pensar a sus jugadores "inteligentes". 



Superioridad aplastante del Real Madrid en todas las facetas del juego

También los jugadores blancos se pasaron más el balón: 586 por 576. En este apartado destacó Casemiro, con un 98% de acierto en el pase: 57 de 56. El Real Madrid también estuvo más tiempo en el campo contrario que en el propio 54% a 46%.

En las valoraciones ofensivas, el Real Madrid disparó sobre la meta de Areola 22 veces (6 a puerta, 10 veces fuera y seis disparos fueron rechazados por los defensas). El Paris Saint-Germain, por su parte, disparó 8 veces (3 a puerta, 3 fuera y 3 rechaces de la defensa).

También en los córners gana el Real Madrid: 8-7.



Defensivamente el Real Madrid perdió menos balones (119 a 142) y recuperó más pelotas (68 por 57). Ahí destacó también Casemiro como el mejor del partido. Y en el apartado de duelos individuales la superioridad madridista fue manifiesta: 62 por 45. 

El Real Madrid ganó por 1-2 en el marcador, pero sobre el terreno de juego barrió al PSG en todas las facetas. La superioridad balnca no pudo ser más aplastante.


Deja tu Comentario