2018-03-07 18:03 Leo Messi Por: Redacción MB

Messi inspira un nuevo concepto de barrera

El crack argentino, Leo Messi, obliga a algunos equipos a inventar nuevos métodos para sus faltas



El Olympique de Marsella ha ideado un plan anti-Messi. Después de haber conseguido tres goles de falta en los últimos tres encuentros y llevar cinco esta campaña, el club francés ha puesto en marcha una idea que pretende llevar a cabo si se enfrentan al Barça, y que puede servir de inspiración para otros equipos. Aunque ni con estas se asegura que Messi vaya a dejar de marcar sus golazos de libre directo.

Después de ver el gol de Messi ante el Girona, el equipo francés colocó este pasado fin de semana ante el Nantes un jugador por detrás de la barrera para que pudiese cubrir el salto de sus compañeros por si la pelota iba por abajo. Así se aseguraba que la portería estuviese bien cubierta por alto y por bajo, para que no ocurriese a lo que nos tiene acostumbrados Messi.



El argentino, que consiguió un gol de falta lanzándolo raso, ya sabe que algunos equipos le pondrán a prueba con este tipo de tácticas, aunque seguro que seguirá inventando nuevas maneras de sorprender y de seguir haciendo una de las cosas que mejor sabe: Lanzar faltas directas.

El gol al Atlético de Madrid

El golazo de falta magistral que anotó Leo Messi para asestar un golpe casi definitivo no tardó en dar la vuelta el mundo: el exquisito golpeo el '10' con la zurda y la inútil estirada de Jan Oblak al primer palo, que aunque sirve para tocar el balón lo termina introduciendo en su escuadra para júbilo del Camp Nou. Un tanto de primerísimo nivel con el que el astro blaugrana se llevó la gloria de haber decantado la balanza en un duelo muy equilibrado en el marcador. Sin embargo, poco después se ha revelado que la auténtica clave para que ese lanzamiento de falta entrara no la tuvo solo el argentino, sino también sus compañeros.

De hecho, de no ser por ellos, posiblemente Oblak hubiera detenido el tiro. Esto es lo que han desvelado las cámaras de 'El Día Después', que han revelado por qué la estirada del meta esloveno fue tardía e imprecisa: hasta 10 jugadores le taparon la visión en el lanzamiento, más de la mitad de ellos de su propio equipo. La explicación la tiene una estrategia orquestada por Gerard Piqué, Ivan Rakitic y Sergio Busquets, que se pusieron junto a la barrera, obligando a poner más jugadores colchoneros y a tapar el campo de visión del guardameta.



En el vídeo de 'EDD' se puede ver como en los instantes previos al tiro de Messi, Piqué llega a asegurar a sus compañeros que Oblak "no ve", incrementando así las posibilidades de éxito del ya de por sí casi imparable disparo del astro argentino. De esta forma, al portero visitante le fue imposible adivinar la dirección del disparo hasta que el balón ya se encontraba a media trayectoria, haciendo inútil su intento de detenerlo.

 

 

En el vídeo se puede ver el invento del Marsella a partir del minuto 1:55

 


Deja tu Comentario