2018-03-08 09:03 Real Madrid Por: Ricard Cardona

A Florentino se le complica el traspaso de Gareth Bale

El galés es el favorito para salir del Bernabéu en verano, pero no será tan fácil como antes por varios motivos.



A la espera de cómo termine, esta temporada dejará a una víctima en concreto en el vestuario del Real Madrid. Con el permiso de otros jugadores que no cuentan con la confianza suficiente de Zidane, como por ejemplo Isco, el que más atención ha levantado ha sido Gareth Bale. El extremo galés ha pasado de ser intocable en la BBC a provocar el derrumbamiento definitivo del tridente merengue por sus suplencias, en favor de los jóvenes Lucas Vázquez y Marco Asensio, que le han echado de su sitio en el once. El principal objetivo blanco es ahora traspasarlo, pero Florentino ya no lo tendrá tan fácil como antaño.

El que llegó al Real Madrid en 2013 como la mayor promesa del fútbol mundial junto a Neymar y el fichaje más caro de la historia del club blanco, superando incluso al de Cristiano Ronaldo, se ha convertido en una realidad muy alejada de todo lo que se esperaba de él. Las lesiones, su poca adaptación, su ritmo irregular y demás motivos explican el por qué del preocupante estado del delantero.



Los factores que han devaluado el precio de Bale.

Hasta hace bien poco, Bale seguía siendo uno de los más deseados. Sin embargo, todo ha cambiado ahora. Su altísima ficha ya no está a la altura de un jugador que ya no es titular con su equipo, y mucho menos su elevado precio de traspaso. A sus 28 años -va a cumplir los 29 el mes de julio- el galés ya no es un joven jugador con mucho margen de mejora, sino que se puede decir que prácticamente ha tocado techo en su aportación física. 

Todos estos factores hacen que los clubes que siguen manteniendo su interés por él ya no estén dispuestos a pagar según qué cantidades de dinero, mientras que Florentino se empeña en traspasarlo por un precio muy elevado con tal de recuperar una parte importante de la inversión realizada para traerlo al Bernabéu hace poco menos de un lustro. Sin embargo, las últimas sensaciones hacen pensar al presidente en una rebaja obligatoria.


Deja tu Comentario