2018-03-10 18:03 FC Barcelona Por: Fede Peris

¿Le abrirán un expediente a Cristiano Ronaldo por esto?

Mientras a Piqué el Comité de Competición le busca las cosquillas, Cristiano Ronaldo tiene barra libre para provocar y alterar el orden público.



Si Gerard Piqué se lleva el dedo índice a la boca y manda callar a la grada de Cornellà que le insultaba a él, a su mujer y a sus hijos, durante todo el partido, está provocando al personal y se tiene bien merecidos los insultos. Incluso el Comité de Competición le abre expediente... seguramente por ser del Barça y sin tener en cuenta que ese mismo gesto lo han hecho antes entre otros Raúl, Sergio Ramos y Cristiano Ronaldo sin que dicho Comité encontrara motivo para buscarles las cosquillas como a Piqué.

Cristiano Ronaldo cae mal a todas las aficiones menos a una

Y seguramente por eso, porque Cristiano Ronaldo es del Real Madrid y no del FC Barcelona, tiene manga ancha para hacer cuanto le venga en gana provocando a las aficiones contrarias una y otra vez. Ipurua, el campo del Eibar, no ha sido hoy una excepción. Y es normal, un tipo que va por la vida de soberbio, prepotente y chulo autoalabándose porque no puede esperar a que sean los demás los que hablen bien de él, es mal recibido en todos los campos de España y de Europa, simplemente porque cae mal.



Y en Ipurua, como en todos los campos de España, le han insultado. Nadie le traga en ningún lado. Y él ha respondido después de marcar el primer gol, que ha celebrado como si ese tanto sirviera para acercar al Madrid al liderato a ocho o diez puntos, por lo menos. Se ha llevado una mano a la oreja para pedir al público que siguiera insultándole y con las manos les ha pedido más y más. ¿No es eso provocar al público?

El Comité de Competición no se atreve con Cristiano Ronaldo

¿Qué va a hacer el Comité de Competición? nada. El Real Madrid copa los órganos de poder del fútbol español y nadie se atreverá a abrirle un expediente o sancionarle como a Piqué. Es jugador del Real Madrid y tiene inmunidad para dar rienda suelta a su repertorio de groserías partido tras partido. Es así porque se lo consienten todo. Toda la culpa no es suya, sino de quien se lo permite. Y es que el tema de la educación no es su fuerte. Podría pasar a la historia como un buen futbolista y será recordado por su chulería y su capacidad para provocar a los demás. Y ya va siendo hora de que alguien le pare los pies y frene esta espiral de provocaciones de mimado portugués antes de que pase algo gordo. Es una cuestión de orden público.

 



 

 


Deja tu Comentario