2018-03-12 12:03 FC Barcelona Por: Fede Peris

La dramática confesión de Andre Gomes: "Vivo un infierno en el Barça"

"No me siento bien en el campo y no estoy disfrutando en el Barça". Así define André Gomes su situación en el Barça.



André Gomes ha admitido que no se siente bien y que no está disfrutando en el campo como jugador del Barça. Así ha explicado el jugador internacional su difícil posición dentro del vestuario del Barça, en donde no ha conseguido atraerse el apoyo de la afición barcelonista, hasta el punto de sentirse señalado y en el ojo del huracán de todas las críticas.

"No me siento bien en el campo, no estoy disfrutando de lo que puedo hacer“. Es la dramática confesión de un André Gomes a quien se le ve hundido en una entrevista a Panenka. El futbolista porrtugués añade que está viviendo un auténtico "infierno" en el Barça: "Los primeros seis meses fueron bastante bien, pero luego las cosas cambiaron. Quizá la palabra no sea la más correcta pero se volvió un poco infierno, porque empecé a tener más presión. Con la presión yo vivo bien, con lo que no vivo bien es con la presión para mí mismo“.



"Me da miedo salir a la calle por vergüenza"

André Gomes ha descargado de responsabilidad en su situación a Ernesto Valverde, porque su actividad en los entrenamientos transcurre con absoluta normalidad, pero "la sensación que tengo en los partidos es mala. Estoy entrenando muy tranquilo. Obviamente que hay algún día que estoy un poco mal de confianza, porque hasta en los entrenamientos se nota. Sabes que has sufrido. Quizá he jugado el día antes o dos días antes y aún estoy con la imagen del partido, que no me permite seguir adelante. Pero en los entrenamientos me siento cómodo con mis compañeros”.

El polémico futbolista portugués reconoce que "me ha pasado en más de una ocasión eso de no querer salir de casa. Eso de que la gente te pueda mirar, tener miedo de salir a la calle por vergüenza…Los amigos me dicen que voy con el freno de mano. Y lo que más cuesta es tener conciencia de todo. Me molesta que me digan que puedo hacer muchas cosas buenas. Yo me pregunto a mi mismo: ¿y por qué no las hago?". Y ante eso confiesa que "me encierro. No me permito sacar la frustración que tengo. Entonces, lo que hago es no hablar con nadie, no molestar a nadie. Es como si me sintiera avergonzado. Pensar demasiado me hace daño. Porque pienso en las cosas malas y, después, en lo que tengo que hacer, y voy siempre a remolque. Aunque mis compañeros me apoyan bastante, las cosas no me salen como ellos quieren que salga".

 




Deja tu Comentario