2018-03-13 12:03 Real Madrid Por: Fede Peris

¿Le ha puesto Sergio Ramos la cruz a Isco en el vestuario del Madrid?

La relación entre Sergio Ramos e Isco es fría y distante por la actitud del centrocampista en las últimas semanas.



El vestuario del Real Madrid vive un divorcio preocupante entre dos de sus pesos pesados: el capitán Sergio Ramos e Isco Alarcón.



Las relaciones entre Sergio Ramos e Isco Alarcón no atraviesan por su mejor momento. De hecho están rotas, según ha afirmado Eduardo Inda en el programa El Chiringuito. Lo que antes fue una intensa amistad asentada en el paisanaje se ha convertido en una relación fría y distante. Según la misma fuente, el origen del cambio radica en la actitud pasota y altiva de Isco en las últimas semanas y la nula predisposición del centrocampista malagueño a revertir la situación.

El origen del divorcio Sergio Ramos-Isco

El origen del problema según Inda se remonta al partido que disputó el Real Madrid en Cornellà ante el Espanyol y que concluyó con derrota madridista. Zidane decidió sustituir a Isco y éste se lo tomó muy mal, demorando el cambio 45 segundos cuando en ese momento, y a poco del final, el Real Madrid no era capaz de imponerse en el marcador y no había anotado un sólo tanto. En el vestuario del campo del Espanyol se produjo una dura reprimenda de Sergio Ramos a Isco en presencia de todos sus compañeros por su falta de actitud: "En el Madrid hay que salir corriendo del campo", le dijo públicamente luego ante los medios de comunicación. 



Isco se tomó muy mal la reprimenda, especialmente porque la aireara ante los periodistas. Y, lejos de cambiar de actitud, Isco ha proseguido con su actitud victimista y enfadada, lo que ha contribuido a mantener el distanciamiento entre ambos. Ramos considera que Isco no se está comportando como un buen compañero, y éste se considera una víctima de Zidane cuando se está jugando las últimas bazas para acudir al Mundial con España desde el papel de protagonista.

La misma fuente asegura que la situación en el vestuario es insostenible porque la gran mayoría de la plantilla se alinea en el bando del capitán. Y Zidane está muy disgustado porque entiende que un profesional del Real Madrid debe mostrar otra actitud cuando considera que el entrenador no es justo con él, es decir, debe tratar de convencerle de su error en los entrenamientos y en los partidos. Y ese no parece ser el caso de Isco.