2018-04-06 20:04 FC Barcelona Por: Fede Peris

Los árbitros falsean la Champions a favor del Real Madrid (otra vez)

Dos penaltis clave no señalados han marcado la trayectoria del Real Madrid mientras se reclama para el Barça penaltis en contra que no existieron.



Mientras la prensa de Florentino Pérez se entretiene adoctrinando y distrayendo al personal con Ovrebos y Aytekines para generar la sensación de que al Barça le favorecen los árbitros en Europa, el Real Madrid, del que recientemente se ha descubierto que es el rey de los penaltis en el continente va sumando títulos con la sibilina ayuda de la clase arbitral que la prensa madridista, en su papel de aparato de propaganda, silencia convenientemente.

Champions League bajo sospecha

Sin necesidad de remontarse a La Novena, la final ante la Juventus resuelta con un gol en fuera de juego de Mijatovic, el pasado año el Bayern fue robado a mano armada en su eliminatoria de la Champions League ante el Real Madrid, tanto en la ida como en la vuelta. Hace dos años el Madrid ganó la final al Atlético con un gol en fuera de juego de Sergio Ramos en un partido en el que el árbitro se negó a ver una mano clamorosa del mismo Ramos dentro del área. Dos detalles que pudieron cambiar el signo del partido y que, convenientemente silenciados por la prensa amiga y fiel, dejan despejado el panorama y permite al personal ir sumando hasta doce sin plantearse la sombra de la duda que se esconde detrás de muchas de esas copas de Europa conseguidas por el club blanco bajo sospecha.



Y la edición de este año de la Champions League no es una excepción. La eliminatoria ante el PSG quedó decidida en el Bernabéu con una mano clamorosa de Sergio Ramos (en la imagen) en el partido de ida, que pudo haber cambiado el signo del partido y de la eliminatoria. Y ante el Juventus, otra mano de libro, en este caso de Varane, no quiso ser apreciada por el árbitro, lo que permitió al Real Madrid asentarse en el campo para acabar rematando a su rival. Así, con una ayuda por aquí y otra por allí, el Real Madrid presume de grandeza y a la vez utiliza a su prensa palmera para que apunte con sus misiles al Barça de manera que parezca que penaltis que no lo son lo sean. Ya se sabe que una mano de Sergio Ramos dentro del área siempre es involuntaria. En cambio, la misma mano, hecha por Piqué es un penalti como una catedral. 

Así se entiende que los mismos que no vieron la mano en Turín reclamaran penalti en el Camp Nou por dos caídas de jugadores de la Roma, una fuera del área y la otra dentro, pero como consecuencia de un torpe movimiento de Dzeko, que tropieza consigo mismo. Pero eso a la prensa de Madrid y del Real Madrid le da igual. Si es en el área del Barça, penalti por real decreto. Y hablan de Ovrebo y Aytekin como si el Real Madrid no tuviera escondidos muertos en el armario que explican el por qué de sus títulos.

Esto es penalti para la prensa del Madrid

 




Deja tu Comentario