2018-04-15 23:04 Prensa Merengue Por: Fede Peris

Los inventores del villarato piden respeto para el Real Madrid

El Real Madrid y sus medios ven odio y antimadridismo entre todo el que no lleve la bufanda del club y se someta a su pensamiento único.



Final de la Champions League 1997-98. Escenario: Ámsterdam Arena. Finalistas: Real Madrid y Juventus. Resultado: 1-0 a favor del Real Madrid. Incidencias: el gol del Real Madrid fue marcado por Mijatovic en fuera de juego. Así llegó La Séptima.



Zidane ya sabe cómo se siente el entrenador del Barça

Ese día, Zinedine Zidane, que jugaba en la Juventus, se sintió robado. Ese día descubrió lo complicado que es plantarle cara al Real Madrid y a los árbitros. Quizá ese dia decidió fichar por el Real Madrid para disfrutar de los "elementos" en lugar de sufrirlos. Ahora lo ve todo distinto. Ahora que está en el "lado bueno" traiciona a los que fueron los suyos y le molesta que hablen de "robo", un término que inventó la prensa madridista afín a los principios fundamentales de Florentino Pérez para ensuciar la gloria del Barça de Guardiola, para muchos el mejor equipo de la historia del fútbol. 

Zidane acaba de descubrir en el Bernabéu lo que viene soportando el FC Barcelona de los medios amigos del Real Madrid que propagan su mensaje desde el centro de España hasta el último rincon de la piel de toro bajo una supuesta neutralidad con la que tratan de revistir de solemnidad sus constantes ataques a la imagen, la historia y la credibilidad del FC Barcelona.



El villarato no es más que la expresión del odio hacia el Barça

Lo del villarato no se lo inventaron los que odian al Real Madrid y desean sus derrotas. Los tiene muy cerca. Lo del doping de Messi no partió del antimadridismo. Tampoco, ya puestos, lo del doping arbitral que supuestamente sostiene al Barça. Con esas cosas sus colegas del Barça están acostumbrados a convivir desde hace mucho tiemnpo. Desde Guardiola a Valverde pasando por Tito Vilanova, Martino y Luis Enrique. Zidane no entiende que alguien no desee las victorias del Real Madrid, pero sonríe por debajo de la nariz cuando los suyos rabian con los éxitos del Barça y atacan al rival con informaciones tendenciosas y miserables.

El Madrid amenaza con judicializar la información

Ahora el Real Madrid amenaza con judicializar la información recurriendo a los jueces para que metan en vereda a los informantes de tinte culé que hagan lo mismo que Josep Pedrerol o Tomás Roncero, pero al revés. Es decir, que una cosa es enguarrar la fachada del Barça, algo que se comprende y está muy bien, y otra muy diferente poner en duda el señorío y la historia del Real Madrid, como hizo Jose Mourinho, entonces entrenador del Real Madrid, con el Barcelona sin que nadie de sus jefes saliera a reprenderle. 

Que queden claras las nuevas normas del juego. No se puede cuestionar nada del Real Madrid, pero vale todo contra el Barça. Incluso desde el mismo canal oficial de TV del club blanco. Es decir, que quien amenaza con querellas a quien se pase un pelo con el Real Madrid, se pasa tres pueblos en la programación de su tele dedicándole espacio a los "robos" del Barça. Como mínimo, curioso.

 

Los medios madrileños cierran filas con su madridismo

No se entiende que el Real Madrid pueda tener quejas de su prensa. Que los revoltosos catalanes se quejen y le hagan coro a la Juve es una cosa, pero en casa, es decir en España en general, navegan con viento a favor, de ahí que parezca desmesurado el ataque calculado del club blanco contra la Cope y Juanma Castaño utilizando a Isco. Los tiros no van por ahí. De hecho, no hay más que echarle un vistazo a los dos periódicos deportivos madrileños para confirmar que Florentino tiene perfectamenhte controlado el patio. Sus medios cierran filas.

El inventor del villarato antibarcelonista habla de antimadridismos

Por ejemplo, en As, su director, Alfredo Relaño, precisamente el inventor del villarato, que tantas alegrías le ha dado a Florentino Pérez, explica hoy: "No sé si consolará a Zidane saber que ha pasado siempre, al menos desde que yo recuerdo. El Madrid es un referente, ha ganado mucho, más que nadie, y cada vez que le ha ido bien con el arbitraje el caso se anota en mármol y se saca en procesión cada poco. Cuando le ha ido mal, se tiende a olvidar. Lo mismo le ha pasado cuando ha pagado prima a terceros, que las ha pagado, como las han pagado otros para que le ganaran a él, y nunca han sido tan comentadas. Un amigo mío solía decir que el madridismo es la segunda religión oficial de este país, pero es que el antimadridismo es la tercera, y subiendo. Tiene ya casi tantos fieles.

Claro que este caso ha sido peor que otros, porque aquí se trata de una jugada, en todo caso, fronteriza. Benatia arrolla a Lucas, pero según algunos, ¿hay para tanto? Para mí sí, y hasta para Stoichkov, aunque entiendo que para otros no. Pero ‘hay materia’. Aquí ha ocurrido que al ver al Madrid en las cuerdas después de tanto pitorrearse del Barça, muchos se ilusionaron, y se agarraron a ese penalti y a la indignación de Buffon para fingir que la cosa fue distinta de lo que fue. Tengo buenos amigos que me aseguran que entre ver al Madrid perder o verle ‘robar’, prefieren verle ‘robar’. Así que si no ‘roba’, intentan figurarse que sí lo ha hecho". Curiosa reflexión de quien se inventó el término "villarato" para justificar con los árbitros un amplio periodo de miserias del Real Madrid y glorias del Barcelona. ¿No fue eso un claro ejercicio de un antibarcelonismo similar al antimadridismo que denuncia ahora?

Hermel: "La gente honesta no roba"

En el mismo diario Frederic Hermel,  el periodista francés pero más español y madridista que nadie, diferencia a los buenos de los malos. Los buenos, los del Madrid, no roban. Los malos, los del Barça sí. Al menos eso se desprende de la trayectoria chiringuitera de este periodista que durante muchos años se ha dedicado a denunciar los "robos" del Barça para justificar sus triunfos y las derrotas del Real Madrid. El título es significativo: "La gente honesta no roba". La gente honesta es el Real Madrid y Zidane, por supuesto. Florentino puede estar tranquilo con este. Y sigue: "En los últimos días mucha gente, en España y fuera de España, ha sobrepasado lo que para Zizou es y será siempre el límite. Porque hablar de “robo” para referirse al penalti que dio la clasificación al Madrid no es otra cosa que poner en duda la honestidad del técnico galo, de sus futbolistas (empezando por Lucas Vázquez, la víctima de la falta en el área de la Juventus) y del club en general. Algo inaceptable para un hombre como Zidane.

Que se pueda poner en duda la limpieza de las victorias de su equipo y que se quite valor al gran trabajo realizado cada día en Valdebebas le saca de quicio. En España por el clásico antimadridismo, en Francia por los celos que ciertos resentidos le tienen al victorioso Zidane y en el resto del mundo por la envidia de los que no soportan que el Real Madrid siempre sea el mejor. Ayer hubo un punto de inflexión en el discurso del míster blanco. Está dolido y no perdonará nunca. Nunca". 

El señor Hermel participó activamente en la campaña de dudas que se lanzó sobre la limpieza de las victorias del Barça y le restó valor al trabajo realizado por el equipo azulgrana de los últimos años para obtener los éxitos alcanzados. Eso contra Guardiola valía. Contra Zidane no. Entonces tocaba reir y cuestionarlo todo. Ahora toca llorar y negarlo todo. Es el clásico antibarcelonismo que pretende imponer las normas del juego y decidir cuándo toca reir y cuándo toca llorar. Son los demás los que tienen que perdonar a Mourinho por pasarse del límite y cuestionar la decencia de la historia del FC Barcelona y sus títulos.Y el mismo que exige respeto para Zidane ahora fue en su momento cómplice de las ovaciones mediáticas a la versión más barriobajera de Mourinho. Queda claro, que las risas sólo pueden ir en una dirección y los llantos en otra. Leer a los impulsores del villarato llorar porque alguien les atiza con su misma arma no deja de ser gracioso.

Marca recurre al odio

Y nos falta el director de Marca, Juan Ignacio Gallardo, un experto en generar odio con sus portadas tendenciosas, que recurre ahora al odio para justificar el "curioso" favor del árbitro Oliver que no será recordado en las páginas de su diario como Ovrebo o Aytekin, a quien el odio antibarcelonista convirtió en personajes míticos para Marca. Más bien se correrá con Oliver un tupido velo porque, según el director de Marca, el oportuno error arbitral no es más que un problema de odio: "Lo que no arreglará el VAR será el odio", dice. Y lo debe decir por el conocimiento que le otorga la experiencia.

Gallardo se confirma como un excelente ejecutor de la teoría de la justificación. Se trata de que entre todos nos pongamos de acuerdo para afirmar que fue penalti (como la portada de Marca) y dejar en fuera de juego al que sostenga lo contrario, porque no sintoniza con la mayoría civilizada. En el peor de los casos se conseguirá generar la duda, algo que no se admitió para los casos de Aytekin y Ovrebo en ese mismo diario... pero el odio es una cosa que llega de Barcelona. Es una versión que está de moda y es populista. Incluso resulta comercial tal y como están las cosas.

Dice Gallardo: "Si el penalti de Benatia sobre Lucas Vázquez se hubiera producido en el centro del campo sería una falta como un camión (de gran tonelaje); si hubiera sido en el minuto 30 sería un penalti sin más; si el Madrid hubiera ido ganando 2-0 hasta Buffon habría ayudado a Lucas a levantarse antes de intentar detener la pena máxima... Pero fue en el 93', con todo el antimadridismo salivando ante la posible eliminación blanca. La enorme polvareda que se ha montado obedece solo a ese motivo: a que muchos veían al campeón contra las cuerdas y no pudieron contener su enorme irritación.

Si se aplicase el VAR habría determinado también que fue penalti. Pero lo que no logrará el vídeoarbitraje será rebajar las ingentes cantidades de odio que, espoleado por las redes sociales, se esparce en todas direcciones y que está convirtiendo los alrededores del fútbol en una repulsiva y violenta cochiquera". Qué curioso que el odio lo esparzan las redes sociales y no los periódicos tendenciosos y partidistas. Eso mismo podría firmarlo el director de Marca respecto al Barça. El odio se puede manifestar de muchas maneras. Por ejemplo dándole el voto de España a Cristiano Ronaldo antes que a Iniesta después de ganar el Mundial. ¿Verdad? 

Florentino tiene al rebaño controlado

No tendrá queja Florentino Pérez. Tiene al rebaño controlado. Hasta el madridista que preside la LFP sale a provocar diciendo que "el penalti frustró a mucha gente".  Son los mismos que no se frustrarán porque el Barça conquiste La Liga. Eso (Pedrerol dixit) es un fracaso... a no ser que la gane el Real Madrid, en cuyo caso hasta Zidane tendrá libertad para decir que "la Liga es el título que más ilusión me hace ganar porque premia al más regular". 

Bueno, pues haya paz en el mundo. Y también en Real Madrid TV, la tele del club que no acepta críticas. Que repasen la rueda de prensa de los porqués del entrenador del Real Madrid en 2011 y después se pregunten quién le ha faltado el respeto a quién en los últimos años.