2018-04-19 12:04 FC Barcelona Por: Fede Peris

El dramón que está viviendo Sandro Rosell dentro de la cárcel

Así es la vida de Sandro Rosell a los 10 meses de haber entrado en la prisión de Soto del Real.



Sandro Rosell, expresidente del FC Barcelona, prosigue con su vida en una celda de 10 metros cuadrados en la cárcel madrileña de Soto del Real después de que la jueza Carmen Lamela le haya denegado por décima vez la petición de excarcelación por un delito inaudito en el que, según fuentes familiares de Sandro Rosell, no existe ninguna "víctima".

De qué se acusa a Sandro Rosell

Sandro Rosell lleva ya once meses cautivo en la cárcel acusado de blanqueo de capitales y la jueza no accede a su libertad condicional guiada por la firme convicción de que existe un serio riesgo de fuga ante la posibilidad de que disponga de un patrimonio oculto en el extranjero. A Rosell se le acusa de blanquear 15 millones de euros en comisiones ilegales de los derechos de la selección brasileña de fútbol, de formar parte de una organización criminal y de haber hecho "del delito una forma de vida". La magisrada ha ordenado el bloqueo de 24 cuentas corrientes de las que Rosell es titular, así como el embargo de decenas de inmuebles y fincas propiedad del empresario en siete municipios catalanes.



Rosell está convencido de que su situación tiene mucho que ver con que su padre fue uno de los fundadores de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC). Y entiende que existe un trasfondo político en la situación jurídica que está viviendo. Rosell se siente discriminado porque sigue en prisión a diferencia de otros presos preventivos inmersos en sonados casos de corrupción y que la jueza ni siquiera ha entrado a valorar los 400.000 euros ofrecidos por la familia como fianza para salir de la prisión. 

Un encuentro íntimo de dos horas y media al mes

El expresidente azulgrana es uno de los reclusos del módulo 10 en Soto del Real. Inicialmente estuvo en el número 4 durante los primeros meses pero cuando el 16 de octubre ingresó Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, fue trasladado de celda. Muchos de los reclusos del módulo 10 utilizan el servicio de la universidad a distancia. Cuentan con una biblioteca bastante frecuentada. Sólo puede recibir una visita a la semana de 40 minutos y cuatro personas como máximo los sábados al mediodía, y sin contacto físico, porque entre el recluso y las visitas existe una barrera de metacrilato, lo que les obliga a comunicarse a través de un teléfono.

Sólo una vez al mes puede disfrutar de un encuentro más íntimo de dos horas y media en una habitación en el vis a vis con su mujer Marta y sus hijas Maria y Joana. También sus tres hermanos Mariona, Laura y Sergi. Rosell aprovecha su tiempo para escribir cartas a sus amigos y para reestudiar su caso y buscarle una salida. Fuentes próximas al expresidente aseguran que también está escribiendo un libro recogiendo sus vivencias en la cárcel. Quienes lo ven a menudo afirman que ha perdido mucho peso, aunque él mantiene sus costumbres saludables de practicar deporte cada día: juega a fñutbol una vez por semana y camina dos horas cada dñia por el patio de los reclusos.



 

 


Deja tu Comentario