2018-04-21 23:04 FC Barcelona Por: Fede Peris

Lamentable, casposa y antibarcelonista transmisión del TVE

Manipulación en los comentarios de los pitos al himno, en la narración de las jugadas y en las imágenes de los aficionados que recordaron a los peores tiempos del NODO.



El hecho de que TVE se hiciera con los derechos de la final de la Copa del Rey de fútbol ya daba a entender que la audiencia televisiva de este partido recibiría una emisión mediatizada y convenientemente manipulada del evento.

La policía fotografió a los que silbaron el himno

Un año más hubo pitada al himno español desde la grada de la final de Copa, aunque esta vez no lo pareciera porque ya se encargó la transmisión de TVE de que pareciera que sucedía lo que no sucedió. Al margen de los rótulos del siglo pasado, TVE ofreció una transmisión casposa y propia de los mejores tiempos del NODO. Ni una mención a los silbidos. "Hemos oído el himno nacional, tal cual", decía el comentarista. El volumen de las notas del himno alcanzó un nivel de decibelios inhumano para tapar los silbidos, mientras agentes de policía fotografiaban a los posibles silbadores para ejercer contra ellos posibles medidas penales. Curioso, que la policía actuara y que TVE ni se enterara de lo que estaba pasando. 



A la reina no le interesó la Copa del Rey

Mientras tanto, el Rey Felipe VI aguantaba estoicamente solo en el palco, dado que la reina Leticia decidió pasar olímpicamente de la final de la Copa que lleva el nombre de su marido.

Luego, la transmisión, sencillamente penosa, lamentable, casposa y antibarcelonista. Jugadas que pudieron ser clave, como un fuera de juego de Messi que no fue y que impidió un gol del Barça, ni siquieran fueron narradas por los comentaristas, ocupados en ese momento con otras tonterías.  Hubo un agarrón a Messi de Escudero, que fue castigado con tartjeta amarilla y debió ser roja porque si no llega a haber agarrón Messi se quedaba solo ante el portero. La jugada fue contestada por uno de los comentaristas de TVE: "De roja nada". 

Sólo pecó de barcelonista la transmisión de TVE cuando dedicaron sus comentarios a Iniesta. Y es que ya se sabe, Iniesta es de todos. La realización y los comentaristas estaban más pendientes de la tristeza de la afición sevillista que de la alegría de la barcelonista. De hecho, muy pocos planos ilustraron la euforia de la afición del Barça porque en esta transmisión manipulada no convenía mostrar las banderas esteladas del sector de grada culé, de ahí que los contados planos de la afición barcelonista fueran muy cerrados.



Por supuesto, no nos enteramos de la cantidad de prendas amarillas que fueron requisadas en la entrada del recinto. La policía impidió que los aficionados del Barça entraran al campo con prendas amarillas.

 

 

 

 


Deja tu Comentario