2018-04-24 09:04 Real Madrid Por: Ricard Cardona

La Champions juvenil prueba el fracaso del Barça con su cantera

El único precedente azulgrana remarca la poca salida de la Masia.



Humillados en cuartos de final por una Roma que les sacó los colores, los culés han tenido que conformarse con ganar la Youth League, un torneo inventado hace cinco años y en el que los juveniles culés se han proclamado campeones este lunes tras superar al Chelsea en la final. Con tal de no hablar de su desastre en Champions, los medios culés ya han iniciado una campaña para defender la Masia culé y ponerla en lo más alto del fútbol mundial. Nada más lejos de la realidad, el triunfo del Juvenil A blaugrana no es ni mucho menos garantía de un futuro brillante en el club, sino que el único precedente con el que cuenta hace pensar todo lo contrario.

La dura realidad sale a la luz sólo con echar un ojo al equipo culé que en 2014 se hizo con el primer título. De todos los cracks que conformaban aquella plantilla, solo uno está jugando en LaLiga. Se trata de Munir, a la postre un jugador que ha ido de más a menos tras pasar por el Valencia y terminar recalando en el Alavés. Varios de los otros jugadores han quedado en el olvido.



Así han caído en el olvido los campeones culés de 2014.

Empezando por el portero, Ondoa, que a sus 22 años es guardameta del filial del Sevillla en Segunda División. También el central Rodrigo Tarín y Sergi Palencia, estancados en el filial azulgrana, siguen en la categoría de plata. El portero Suárez está en Primera, aunque en el Girona, donde tiene a dos porteros por delante -Iraizoz y Bono-. Fuera de España, el único que está manteniendo cierto ritmo, aunque lejos de lo esperado, es Adama Traoré, jugador del Middlesbrough.

Los demás han quedado relegados a equipos españoles mucho más modestos, como es el caso de Ekpolo -Mérida-, Ebwelle -Écija- o filiales de equipos de Primera que se encuentran en la categoría de bronce. Además, hay casos de jugadores sin equipo, como el de Enguene, que tras probar suerte en varios clubes no tiene donde jugar a sus 22 años. Varias pruebas irrefutables que demuestran el poco partido que es capaz de sacar el Barça a sus supuestas estrellas jóvenes.


Deja tu Comentario