2018-04-26 21:04 Prensa Merengue Por: Fede Peris

La prensa del Madrid tapa la sangre del atropello arbitral al Bayern

Los medios madrileños/madridistas se ponen de acuerdo para borrar del partido Bayern-Real Madrid los cuatro penaltis que se produjeron en el área madridista.



Como no podía ser de otra manera, el aparato de propaganda de Florentino Pérez en que se han convertido los medios madrileños/madridistas se ha encargado de tapar la sangre que corrió a borbotones en el Allianz Arena de Múnich a favor del Real Madrid y en contra del Bayern Múnich. El árbitro Kuypers, el mismo que le dio La Décima al Real Madrid, se encargó de que el equipo blanco saliera airoso de la prueba de Múnich a base de decisiones arbitrales que persiguieron descaradamente al equipo local.

Y como llueve sobre mojado (eliminatoria ante el PSG, eliminatoria ante la Juventus, eliminatoria ante el Bayern la temporada pasada) a nadie ha sorprendido que el árbitro del Bayern-Real Madrid pitara en clave madridista. De hecho en Alemania ya se lo temían en las horas previas al partido. Kuypers no quiso ver nada de lo que sucedió en el área del Real Madrid. Y allí se produjeron hasta cuatro penaltis más o menos claros. Como mínimo más claros que el de Benatia sobre Lucas Vázquez que sirvió para echar de Europa a la Juventus y acercar al Real Madrid a un nuevo título del que poder presumir.



Para escándalos arbitrales ya están Ovrebo y Aytekin

Las imágenes son claras y los penaltis están ahí. Pero las cosas tienen la trascedencia que los medios le quieren proporcionar. Y es evidente que los medios de la capital de España, que adoctrinan a toda España con sus contenidos manipulados desde Madrid, se han encargado de limpiar la sangre, hasta el punto de que en Múnich no pasó nada. Es la táctica del avestruz: colocando la cabeza debajo del ala, lo que no se ve no existe. Y la prensa madrileña/madridista se ha encargado de que no viéramos nada de lo sucedido en Múnich. Al menos lo ha intentado. Para escándalos ya se bastan ellos con Obvrebo y Aytekin para relatarnos su versión exagerada sirviendo a oscuros intereses que precisan del desprestigio del enemigo. Pero cuando el tema toca de lleno a "los nuestros", corramos un tupido velo. Pero de eso no hablarán ni le dedicarán portadas ni pequeños espacios en páginas interiores.

La prensa madrileña/madridista ha empleado el mismo celo en tapar el escándalo de los cuatro penaltis al Bayern que el que pusieron por convencer al mundo que lo de Benatia a Lucas Vázquez fue poco menos que una agresión dentro del área.

Hubo cuatro penaltis como cuatro catedrales en el área del Real Madrid, pero la prensa fiel a los principios fundamentales de Florentino Pérez no ha perdido ni un segundo ni un centímetro de su espacio para recrearse en ellos. Han decidido, todos de acuerdo, de acuerdo al pensamiento único, que no pasó nada. Y no pasó nada. Han limpiado la sangre para que no queden restos del escándalo. Y ahora es cuando toca hablar de Ovrebo y Aytekin si alguien les dice algo. Lo que está sucediendo con los árbitros y el Real Madrid en los últimos años de competiciones europeas supera con creces a lo de Ovrebo y Aytekin hasta el punto de convertirlo en un juego de niños. Lo de los cuatro penaltis no lo supera ni Ovrebo.



Ahora tocará también intoxicar con la decandencia de La Masía (seis canteranos en el primer equipo del Barça y el juvenil A campeón de Europa, mientras Zidane pasa de La Fábrica y el equipo de Guti fracasa en Europa) o con la injusticia de Iniesta por no haber ganado el Balón de Oro... por culpa de Messi. Todo está milimétricamente calculado para que el incienso caiga siempre en el mismo lado y la mierda vaya a parar al mismo sitio. No es nuevo.

¡Ah! Y el que se salga del penamiento único es por pura envidia y antimadridismo. Esta es la última consigna.

 


Deja tu Comentario