2018-04-27 13:04 Prensa Merengue Por: Fede Peris

El diario madridista Marca no se enteró de los cuatro penaltis de Múnich

Marca, el medio más beligerante contra el Barça a través de Ovrebo y Aytekin, silencia de manera vergonzosa el robo arbitral al Bayern Múnich.



"Ahí queda eso". Era el titular que mandaba en la portada de Marca de ayer en la que se reflejaba lo que sucedió horas antes en el Allianz Arena de Múnich, en donde el árbitro holandés Kuypers se comió entre tres y cuatro penaltis en el área del Real Madrid según las diferentes versiones entre las que, por supuesto, no se encuentra el diario Marca, que no se enteró de nada. 

Ni rastro en Marca de los cuatro penaltis en el área del Real Madrid

Sigue la portada de Marca: "El Madrid da un importante paso hacia la final, tras ganar, otra vez, en Múnich. Y "nueva machada a domicilio tras las victorias en París y Turín". Ni rastro del árbitro Kuypers. Ni rastro de los cuatro penaltis no pitados en el área del Real Madrid, ni rastro de las faltas de Carvajal que no merecieron la expulsión. Ni rastro del nuevo éxito bajo sospecha de fraude del Real Madrid. Ni rastro de nada. 



El diario Marca ha confirmado su doble rasero y su vocación desacomplejadamente madridista y vocacionalmente al servicio de los intereses del Real Madrid. Las dudas arbitrales quedan para ensuciar los éxitos del Barça. El periódico que ha convertido en mitos legendarios del fútbol a Ovrebo y Aytekin a base de generar alarma social contra ellos calla vergonzosamente cuando se trata de explicar la verdad a sus lectores con las cacicadas de los árbitros que favorecen al Real Madrid

Kuypers, Oliver, Rocchi... ¿Por qué?

Marca, como cabecilla del aparato de propaganda de Florentino Pérez, sabe muy bien que nada mejor que el silencio para borrar la porquería. Y porquería arbitral hubo mucha en Múnich. A Marca se le presentó una oportunidad de oro para mostrar al mundo su independencia repitiendo su portada del día después del Real Madrid-Juventus, cuando con gran alarde tipográfico salió al rescate del Real Madrid con un titular que no admitía dudas: "¡Fue penalti!". Esa afirmación hay que ponerla en entredicho si el mismo medio es incapaz de repetir lo mismo con los cuatro penaltis de Múnich, tan claros o más que el de Benatia al experto simulador Lucas Vázquez

Es la táctica del aparato propagandístico. Callar lo de Kuypers, lo de Oliver o lo de Rocchi, los tres mejores jugadores del Real Madrid en la presente edición de la Champions League, amplificando lo de Ovrebo y Aytekin, que ha quedado en un juego de niños comparado con el escándalo del Allianz de Arena. La única diferencia es que Marca no se enteró de lo que pasó en Alemania. Lo ponía en el guión. Tiene suerte el Real Madrid de que en el entorno del Barça nadie anda preocupado por denunciar las miserias del club blanco y nadie sale a decir: "Kuypers, Oliver, Rocchi... ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Será por UNICEF o será por Fly Emirates? A mí me daría vergüenza ganar títulos así".  Ese es el mensaje que utiliza el Real Madrid contra el Barça que no obtiene respuesta, aunque ahora anden metidos en el viejo truco de que hay mucha envidia y antimadridismo suelto. ¿Por qué?



 

 


Deja tu Comentario