2018-04-27 17:04 Real Madrid Por: Redacción MB

Guardiola se cuela en el club de fans de Zidane

Guardiola ha hablado en rueda de prensa sobre la posible tercera Champions de Zidane en el Madrid



La posibilidad de que el Real Madrid consiga la tercera Champions League consecutiva está muy cerca. Después de haber ganado en el encuentro ante el Bayern en Munich, ahora enfrentarán la vuelta con una ventaja que, de no pasar nada extraño como ocurrió ante la Juve, le daría un nuevo billete a la final de la competición, el cuarto en los últimos cinco años y el tercero de manera consecutiva.

Y de llegar, el Madrid se plantaría como favorito para alzar de nuevo la ‘Orejona’, un hecho que sería histórico, pues en los tiempos de fútbol que corren con tanta competencia, que un mismo equipo domine por tres años seguidos la mayor competición futbolística del planeta es un hito.



Así también lo cree Guardiola, quien se ha declarado fan incondicional de Zidane y de su gestión al frente del Madrid. En rueda de prensa ha confirmado que de volver a ganar, el Madrid tendría toda su admiración, ya que es muy complicado: "Han sacado un resultado impresionante de Múnich. Si consigue la tercera final de la Champions, nos quitamos el sombrero. En esta competición es muy complicado. Es digno de admirar. Pero aún no está hecho".

El Madrid rompió al Bayern

Cierto es que el Real Madrid no gozó del control del partido en el Allianz Arena, así como sus ocasiones de gol no fueron tantas como las que generó el Bayern de Múnich. Sin embargo, el vigente campeón dio toda una lección de efectividad y de potencia arriba que trastabilló los planes de un equipo alemán que vivió una pesadilla sufrida hace cuatro años en el mismo escenario, salvando las distancias con el marcador.

Al igual que sucediera en 2014, con Pep Guardiola como entrenador, el Real Madrid se impuso al gigante bávaro en su propia casa pese a que el conjunto germano conservó la posesión del balón. Lo que en teoría iba a ser la base del éxito muniqués, implementada por el técnico catalán a su llegada al banquillo del Allianz Arena en 2013, ha terminado siendo una de sus cruces. Anoche, volvió a ser un factor clave.



El Bayern quiso la pelota y la tuvo: 55.6% en el primer tiempo y 64.9% de posesión tras el descanso, por un 39.7% global de los merengues, su peor dato desde el pasado Clásico de Liga antes de Navidades. Tampoco sirvió que el Bayern pasara más -585- pases que los blancos -392- y con más índice de éxito -85.8% de acierto frente al 80.9% blanco-, pues fueron los de Zidane los que se impusieron en el marcador.


Deja tu Comentario