2018-04-30 12:04 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

La Liga de los robos: El mejor jugador del Barça, siempre el árbitro

Los árbitros ayudaron al Barça a mantener su condición de invicto cuando los partidos se le torcían con decisiones más que polémicas.



Si existe un común denominador en todas las Ligas que ha ganado el FC Barcelona en los últimos años es que en todas ellas la participación de la clase arbitral ha sido decisiva para que llegaran los éxitos. Resumiendo, los árbitros han sido los futbolistas más eficientes del Barça a lo largo del campeonato que ahora celebran. 

Cuando un equipo sabe que en caso de necesidad aparecerá la figura arbitral, como si se tratara de la Virgen, para echar una mano y solucionar la situación, es mucho más fácil abordar con confianza una competición de 38 partidos. Incluso es posible acabarla sin conocer la derrota. No hace falta que aparezca Messi, con que aparezca el árbitro es suficiente. Ayer, sin ir más lejos, apareció para anular un gol legal a Lucas Pérez que pudo haber cambiado la suerte del partido y retrasar el alirón cué. Pero para eso estaba el árbitro, para impartir la justicia que más le interesa al Barça. 



El Barça coge carrilla fraudulenta

En las nueve primeras jornadas de Liga Santander, el Barcelona ya se había adelantado en el marcador hasta en cuatro ocasiones de forma ilegal, apunta el portal OKDiario. Fue ante el Betis (2-0) por el autogol de Tosca con Messi en fuera de juego, frente al  Espanyol de la jornada tres, cuando el primer tanto de Leo Messi llegó con un fuera de juego de libro, ante el Eibar en el tercer partido en casa el Barça se adelantó en el marcador con un penalti inexistente de Messi. Y luego, ante el Málaga, el Barça marcó el gol de la victoria después de que un balón traspasara más de un palmo la línea de fondo. Y así, cogiendo carrerilla fraudulenta en los primeros partidos de la competición, el Barça se instaló cómodamente en la primera posición gracias a las ayudas arbitrales que le permitirían afrontar el resto de la competición con gran confianza en sus fuerzas y en las ayudas de los colegiados.

Ante el Alavés, sigue explicando OK Diario, en el Camp Nou, el equipo vasco se adelantó en el marcador, pero "a falta de 8 minutos, y con 1-1 en el marcador, Iglesias Villanueva se inventó una falta que nunca debió pitarse por fuera de juego de Alcácer para que Leo Messi hiciera el 2-1 definitivo". Ese mismo día Luis Suárez agredió a Duarte, como a muchos otros antes y después sin que haya sido castigado por los árbitros como merecía, y a dos minutos del final Umtiti tocó el balón con la mano en el área y el árbitro prefirió mirar hacia otro lado. Ante el Villarreal la expulsión de Raba decidió el partido para el Barcelona gracias a la sobreactuación de Busquets. El colegiado fue De Burgos Bengoetxea, el mismo que expulsó a Cristiano Ronaldo en la Supercopa. 

Mateu Lahoz impidió que el Barça perdiera en Las Palmas evitando sancionar con penalti una mano clara de Iniesta en el área. Demasiados escándalos como para aceptar que la Liga del Barça ha sido "normal". Queda para la historia bajo sospecha como muchas otras. 



 


Deja tu Comentario