2018-05-01 08:05 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

El Bayern teme una encerrona arbitral en el Bernabéu

El árbitro del encuentro de hoy ha protagonizado varios escándalos en favor de los merengues.



El Bayern de Múnich no tendrá nada fácil la remontada en el Santiago Bernabéu. El club bávaro deberá tomar el testigo de la Juventus, que casi rompe todos los pronósticos, y deberá imponerse en el estadio del Real Madrid marcando al menos dos goles para verse en la final de Kíev tras el resultado de la ida en el Allianz Arena. Por si la misión no fuera lo suficientemente complicada, el club bávaro todavía lo ha visto más crudo al comprobar el historial del árbitro elegido para pitar el trascendental encuentro que definirá al primer finalista.

El turco Cuneyt Çakir será quien dirigirá el choque. Un colegiado que ha protagonizado varios escándalos sobre el terreno de juego a lo largo de su carrera, varios de ellos en beneficio del Real Madrid. El último es muy reciente: expulsó a Dybala en la ida de los cuartos ante los merengues en el Juventus Stadium y no pitó un clarísimo penalti sobre Cuadrado que hubiera dado alas a la remontada juventina.



Los escándalos merengues de Çakir.

Sin embargo, el turco se doctoró en madridismo en la temporada 2012/13: en la visita blanca a Old Trafford, expulsó injustamente a Nani cuando el Manchester United ganaba y abrió la senda de una remontada blanca cuyo mérito hasta José Mourinho -entonces técnico blanco- puso en tela de juicio tras el escándalo arbitral que toda Europa presenció. Además, Çakir perdonó sendas expulsiones a Diego López y a Arbeloa por dos claras acciones que no dejaban lugar a dudas.

El balance merengue con Çakir sobre el césped es claramente positivo: cinco victorias -0-3 con la Juve, 1-3 con el Nápoles, 0-2 con el Malmöe, 1-2 con el United y 4-0 con el Lyon- en nueve encuentros, donde figuran también dos empates -ante el City y el Dortmund- y dos derrotas -frente Atlético y Tottenham-. No es de extrañar, pues, que las alarmas hayan saltado rápidamente en Múnich temiéndose lo peor.


Deja tu Comentario