2018-05-02 14:05 Real Madrid Por: Fede Peris

James Rodríguez se va del Bernabéu como un traidor

El crack colombiano tuvo un papel destacado, pero enervó a su antigua afición y también a la del Bayern.



Tal y como se pudo prever antes del partido, el Real Madrid-Bayern de anoche fue uno de los partidos más especiales en la carrera de James Rodríguez. El crack colombiano regresó a la que fue su casa durante tres años y con la difícil misión de apear al equipo en el que jugó de su tercera final consecutiva. A pesar de que el conjunto alemán se quedó a las puertas de su objetivo, el '11' sí tuvo un protagonismo destacado hasta que fue sustituido en la segunda parte, si bien logró enervar tanto a la afición local como a la de su actual club.

Y eso que jugó un buen partido vestido de rojo, algo poco habitual en sus apariciones como merengue en el pasado. De hecho, James marcó el 2-2 que dio alas a una remontada bávara que finalmente no llegó. Nada más anotar el tanto, James se disculpó con el coliseo blanco y no celebró la diana, algo que generó malestar en la hinchada teutona, que vio al crack demasiado 'unido' a su ex equipo.



James no contentó a ninguna de 'sus' aficiones.

Tampoco gustó a los hinchas del Bayern que James echara el balón fuera al quedar Marco Asensio tendido en el suelo después de un resbalón, en el que no sufrió ningún tipo de lesión. Con el reloj en contra, el colombiano tiró la pelota fuera en vez de atacar con sus compañeros, algo que también generó la ira en la ciudad alemana, donde algunos le tildaron de "traidor".

Lo cierto es que tampoco triunfó en el Bernabéu, donde se mezclaron los aplausos con los pitos cuando Heynckes decidió sustituir al jugador en el segundo tiempo. Buena parte de la afición blanca tampoco tiene buen recuerdo de un jugador en el que vio una falta de compromiso que se ha extinguido tras su fichaje por el club alemán, lo que ha hizo enfadar al público del Bernabéu.


Deja tu Comentario