2018-05-02 20:05 FC Barcelona Por: Fede Peris

La pregunta que no se hace el madridismo: ¿Y dónde está "Serresiete"?

Cristiano Ronaldo demostró ante el Bayern, que sin goles, sin penaltis que transformar y sin balones que sólo deben ser empujados no es nadie.



El Real Madrid superó otra ronda de la Champions League con escándalo, como es habitual a lo largo de su historia, y ya está en la final de Kiev dispuesto a ganar su Decimotercera Copa de Europa / Champions League. ¿Y Cristiano Ronaldo? ¿Dónde está?

Tres pensaltis no señalados en el área del Real Madrid, sumados a los tres que no se pitaron en el partido de ida suman seis penaltis birlados al Bayern Múnich. Todo eso hizo falta para que el Real Madrid pasara la eliminatoria pidiendo la hora. Todo eso y un regalo espectacular del portero de Bayern. Como en el Real Madrid no existe la autocrítica, los medios propagandísticos de Florentino Pérez hablan de gesta. Nadie se cuestiona el pobre nivel técnico ofrecido por el Real Madrid ante un rival superior, ni la alineación equivocada de su entrenador cargándose a Casemiro y colocando a Lucas Vázquez como marcador de Ribéry.  Lo importante es que el Real Madrid está en las puertas de un nuevo título, lo de menos es cómo ha llegado hasta ahí, con ayudas arbitrales ante el PSG, Juventus y Bayern.



El Real Madrid gana a pesar de Cristiano Ronaldo

Tampoco se cuestiona nadie dónde estuvo ayer Cristiano Ronaldo, el que "siempre está en los momentos importantes". Ni estuvo en el Bernabéu anoche ni en el Allianz Arena la semana pasada a pesar de que disputó los 180 minutos. "¿Dónde está serresiete?" dice la canción. Desaparecido. Y es que Cristiano Ronaldo, sin goles, no es nadie. Un cero a la izquierda, como ayer. Su aportación fue nula, pasó desapercibido. Cero goles en 180 minutos, pòrque está vez no hubo penalti, como ante la Juventus, para maquillar su pobre juego. El Real Madrid eliminó al Bayern a pesar de Cristiano Ronaldo, que sólo ejerció el papel de comparsa, de actor de reparto.

Hubo un detalle que definió al astro portugués en el partido ante el Bayern: una pirueta en la primera mitad en el centro del campo tratando de hacer una frivolidad gratuita e irrelevante para mostrar un detalle de su clase. Una frivolité absurda y prescindible. Y nada más. Oportunidades falladas y cero efectividad. Ni marcó, ni dio goles ni generó ningún tipo de peligro. Quería batir su récord de goles en una edición de la Champions y se va a quedar con las ganas. Presumía de haber marcado en todos los partidos de esta edición del torneo y ya lleva dos seguidos, los más importantes hasta ahora, en blanco. Cristiano Ronaldo se arrugó ante el Bayern, se borró del partido y confirmó que sin los goles de penalti y sin la posiblidad de empujar el balón para convertirlo en gol no es nada. Bueno sí, Balón de Oro, como cada año. Sólo eso. Cero en la Liga, cero en la Copa y muy poquito en los partidos decisivos de la Champions League.

¿Dónde está serresiete? 




Deja tu Comentario