2018-05-02 00:05 FC Barcelona Por: Fede Peris

Otro arbitraje de vergüenza agranda la leyenda negra del Real Madrid

Después de disfrutar de los favores de Kuypers en la ida, Çakir ha puesto al Madrid en la final de Kiev tragándose dos penaltis en el área blanca.



Sencillamente vergonzoso. Nuevo escándalo en el Bernabéu, el escenario de los atracos más sonoros en las últimas ediciones de la Champions League. Los alemanes no confiaban en absoluto en el árbitro turco Kuneyt Çakir, por sus antecedentes madridistas. Y tenían motivos para sospechar de él. La indignación era total y absoluta al término del partido contra el colegiado en el vestuario alemán, en donde son perfectamente conscientes de que, igual que sucedió el pasado año en el mismo escenario, otra vez les han vuelto a robar en el Bernabaéu.

Dos penaltis de libro que se suman a los cuatro de la ida

En el minuto 16 se ha producido un claro derribo de Sergio Ramos dentro del área a Sergio Ramos que el turco Çakir se ha comido, de acuerdo a la tradición del Bernabéu, en donde en caso de duda se pita siempre a favor del Real Madrid. Y poco después, los alemanes han estallado de rabia cuando han entendido que jugaban contra doce jugadores. Kimmich ha centrado desde la derecha y Marcelo ha desviado la trayectoria del balón, dentro del área, con la mano separada del cuerpo. Un penalti de libro. Un penalti que se le pita a cualquiera menos al Real Madrid. siempre que la mano en el área es de un jugador del Real Madrid es involuntaria. La voluntariedad llega cuando la mano se produce en el área contraria del Real Madrid. Al menos eso es lo que parece.  



Los dos penaltis no pitados esta noche en el Bernabéu se suman a los cuatro que se produjeron en Múnich en el área madridista y no fueron señalados. Los cuatro de allí y los dos de aquí más claros, muchos más claros, que el de Benatia sobre Lucas Vázquez que facilitó el acceso fraudulento del Real Madrid a las semifinales de la Champions League. Rocchi (Real Madrid-PSG), Oliver (Real Madrid-Juventus), Kuypers (Bayern-Real Madrid) y Çakir (Real Madrid-Bayertn) han sido los mejors futbolistas del Real Madrid en la presente edición de la Champions League. Han sido los que han hecho posible el pase del equipo blanco de ronda en ronda después de una fase de grupos más que deficiente en la que no hubo ayudas arbitrales. ¿Por qué? ¿Por qué? Diría Mourinho si fuera el entrenador del Bayern.

El año pasado la misma historia en el Real Madrid-Bayern

Ya el año pasado, el 18 de abril de 2017, fue Viktor Kassai quien apartó al Bayern de la final de Cardiff echándole una manoo al Real Madrid en el Bernabéu. La misma historia se repite dos años seguiudos con los mismos rivales y en la misma ronda. El colegiado húngaro le perdonó la roja a Casemiro y expulsó de forma injusta en el 84’ por doble amarilla a Arturo Vidal, con 1-2 antes de la prórroga, donde dio validez a dos goles de Cristiano en fuera de juego (2-2 y 3-2). Karl Heinz Rummenigge dijo entonces: “lo del árbitro en el Bernabéu no se había visto en 40 años”. Lo visto hoy, pues, tiene un precedente más cercano. Hace solo un año ya se vio algo parecido. 

Hoy le ha tocado hacer el trabajo sucio a Çakir, el mismo que ayudó al Real Madrid a meterse en los cuartos de final de la Champions 2012-13, cuando expulsó de forma sorprendente a Nani y facilitó la remontada merengue ante el Manchester United. En Old Trafford todavía no se han olvidado de él, porque además se comió un penalti de Sergio Ramos a Evra en los minutos finales de aquel partido. Y luego dice la prensa fiel a Florentino que Çakir es "el amigo de Messi". Pues lo disimula muy bien. La historia reciente del Real Madrid en Europa se resume así: Final Champions 2016: Un gol en fuera de juego.  Supercopa Europa 2016: Un gol en fuera de juego. Liga 2016/2017: 10 goles en fuera de juego.  Champions 2016/2017: 4 goles en fuera de juego. Supercopa Europa 2017: Un gol en fuera de juego. Y luego está lo de los penaltis. En un área y en otra. Sencillamente escandaloso. Se entiende que los alemanes se suban por las paredes, porque llueve sobre mojado. Europa es un clamor con lo del Real Madrid. Visto el juego de Cristiano Ronaldo hoy, que si no marca es como si no existiera, los finalistas del Balón de oro de este año deberían ser Rocchi, Oliver, Kuypers y Çakir. 




Deja tu Comentario