2018-05-06 23:05 Especial Clásico Por: Ricard Cardona

El árbitro volvió a ser culé: Las 2 acciones que demuestran el atraco

El Real Madrid se hubiera llevado el Clásico de haber contado con un arbitraje justo.



En Barcelona pueden darse por más que satisfechos. Al verse absolutamente sometidos por el eterno rival en su propia casa, los culés sólo pudieron hacer lo que vienen tiempo haciendo cuando van mal dadas: recurrir al árbitro. La dura realidad para los azulgrana es que de no ser por la actuación arbitral, el partido se lo hubiera llevado justamente el conjunto merengue.

Del segundo gol del Barça al penalti sobre Marcelo.

Dos lances del juego demuestran que hubo atraco en el Camp Nou favorable a los culés. El primero ocurrió en la jugada del 2-1 para los locales: Luis Suárez encaró a Varane, a quien le puso la pierna para que tropezara. El colegiado dejó seguir, y el charrúa corrió el carril izquierdo hasta servir a Messi, que hizo el segundo tanto culé. Los fantasmas del jugador número 12 ya asomaban de nuevo.



Y no tardaron en hacer otra aparición, esta vez en el campo contrario. Marcelo se internó en el área rival para tratar de atajar un balón, pero se encontró con Jordi Alba, quien le mandó al suelo en una clarísima entrada de penalti que desesperó al madridismo y que hasta los culés vieron en el momento. Una vez más, Hernández Hernández echó un mano al equipo de Valverde, que salió de rositas pese a vivir un infierno en su propio estadio.


Deja tu Comentario