2018-05-06 22:05 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Sólo el árbitro paró al verdadero campeón (2-2)

Hernández Hernández se tragó un penalti sobre Marcelo y no anuló un gol culé tras una falta.



El Real Madrid sometió al Barça en su estadio en el último Clásico de la temporada, en el que tan solo la actuación de Hernández Hernández privó a los merengues de asaltar el feudo culé al no pitar un claro penalti sobre Marcelo y conceder un gol del Barça por falta previa de Luis Suárez. Cristiano, en el primer tiempo, y Bale, en el segundo, nivelaron los tantos del uruguayo y de Messi. La estrella portuguesa se retiró al descanso tras lesionarse en la jugada que condujo a su gol.



Y eso que el Barça fue el que empezó tomando las riendas del partido. Los de Valverde salieron enchufados, aunque se encontraron con un Real Madrid que logró contener al eterno rival en el arreón de los primeros minutos. Y así habría seguido siendo de no ser por un descuido de Marcelo, que dejó descubierta su banda al sumarse al ataque, lo que permitió a Sergi Roberto correr por todo el flanco y servir el 1-0 a Luis Suárez. El brasileño se dejó llevar y cometió el peor error. Era el minuto 9 de partido.

Sin embargo, las cosas no tardaron en cambiar. Quien lo hizo posible fue el de siempre, un Cristiano Ronaldo que cinco minutos después del mazazo merengue trianguló de maravilla con Toni Kroos y con Benzema, quien sirvió de cabeza para el remate a bocajarro del crack. Un gol histórico, con el que CR7 igualó a Di Stéfano en cuanto a tantos en los Clásicos, pero que también le valió un susto importante: quedó tendido en el suelo tras torcerle Piqué el tobillo en el mismo remate. Afortunadamente, el astro luso se rehizo, para respiro del madridismo, que ya se temía una lesión.



Este fue el punto de inflexión que marcó el inicio del dominio merengue, que se volvió incontestable con el paso de los minutos. Las llegadas al área culé se multiplicaron, mientras que la zaga dilapidó todas las opciones locales para intentar desnivelar de nuevo el resultado, lo que condujo a la desesperación de los Valverde, que perdieron los nervios y sacaron su peor cara: primero Suárez, encarándose a Ramos, luego Messi, con una entrada criminal al capitán merengue. La tercera fue la agresión de Sergi Roberto a Marcelo, que el colegiado vio y no tardó en castigar, esta vez sí con roja directa. El descanso fue la mejor noticia para los culés, que eran un muñeco de trapo.

El árbitro se erige -otra vez- en el héroe culé.

La segunda parte empezó igual que la primera, con el Barça adelantándose otra vez en el marcador. Esta vez los culés, como viene siendo costumbre esta temporada, echaron mano de su jugador número 12. Luis Suárez se zafó de Varane haciéndole resbalar con su pierna, una acción de falta clara que Hernández Hernández no vio o no quiso ver. El charrúa encaró el área merengue y cedió el balón a Messi, que no perdonó ante Keylor Navas. Un tanto fruto del enésimo atraco culé de esta temporada, que resume cómo ha sido el campeonato de Liga este curso.

El mazazo fue evidente para un Real Madrid, que sin Cristiano en el campo -Zidane le cambió en descanso por Marco Asensio- tuvo dificultades para volcarse en un ataque que se volvió más estático. Pero el desgaste físico de un Barça con 10 terminó pesando, en favor del conjunto merengue, que no se achicó y fue de nuevo adueñándose del partido. El premio llegó tras un ejercicio de paciencia blanco: un Marco Asensio que empezó algo errático dejó un balón al hueco perfecto para el remate de Gareth Bale, que mandó un zurdazo inapelable a las mallas. Y en plena recuperación blanca, llegó otro favor del colegiado, esta vez tragándose un clarísimo penalti de Jordi Alba sobre Marcelo.

Pero ni por esas se rindió el cuadro visitante, que sacó su orgullo para buscar el tercero. Subiendo con hasta nueve jugadores para buscar el tanto de la victoria, los merengues lucharon por llevarse los tres puntos y acorralaron al eterno rival en su propio estadio. El triunfo, que habría sido una hazaña por la actuación del árbitro, finalmente quedó a tocar.

Ficha técnica

FC Barcelona: Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba, Busquets, Rakitic, Iniesta (c), Coutinho (46'), Messi y Luis Suárez (90+2).

Real Madrid: Keylor Navas, Nacho (Lucas Vázquez, 67'), Varane, Sergio Ramos (c), Marcelo, Casemiro, Kroos (Kovacic, 84'), Modric, Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo (Marco Asensio, 46').

Goles: 1-0 min. 10; 1-1 min. 14 Cristiano Ronaldo; 2-1 Min. 52 Messi.; 2-2, min. 73 Bale. 

Árbitro: Hernández Hernández (col. canario). Mostró tarjetas amarillas a Nacho (12') a Suárez y Ramos (44'), a Messi (45'), a Bale (77') y a Marcelo (77') y a Rakitic (85'). Expulsó a Sergi Roberto (45+3).

Incidencias: 97.939 espectadores.