2018-05-07 14:05 Real Madrid Por: Fede Peris

El clásico descubre al Messi más sucio y pendenciero

El árbitro Hernández Hernández no se atrevió a expulsar a Messi por una entrada criminal de roja directa sobre Sergio Ramos.



Leo Messi mostró su peor cara en el clásico disputado anoche en el Camp Nou. Una fea entrada ante los ojos de medio mundo sobre Sergio Ramos le dejó retratado. 

Seguramente porque ve que el Balón de Oro se aleja de él una vez más, Leo Messi mostró su impotencia con una entrada criminal sobre Sergio Ramos que pudo haberle enviado al hospital. Fue la respuesta del líder culé al excelente partido de Sergio Ramos ordenando su defensa y tapando todos los huecos por donde pudieran colarse los jugadores del Barça. En lugar de sacar a relucir todo su talento (sólo lo consiguió en la jugada de su gol fraudulento, que vino precedido de una falta de Luis Suárez sobre Varane), Messi optó por dedicarse a intimidar al árbitro, perdiendo sus energías en protestarlo todo y faltarle el respeto al colegiado Hernández Hernández, a quien intentó mediatizar con un "la cagaste, la cagaste...", tal y como admitió el propio Sergio Ramos al término del partido.



Si Messi piensa recuperar su condición de número uno mundial repartiendo coces como muestra de su frustración e impotencia, anda muy desencaminado. Su fea acción sobre Sergio Ramos le dejó retratado en el clásico ante el mundo entero.

 


Deja tu Comentario