2018-05-07 18:05 Real Madrid Por: Ricard Cardona

Hernández Hernández se la tiene jurada al Real Madrid

El árbitro del Clásico de este domingo contra el Barcelona es un viejo conocido de los jugadores blancos



El Real Madrid se sintió robado en el Camp Nou este domingo. De nuevo, el equipo blanco fue privado de la victoria contra el Barcelona en el Camp Nou por culpa del arbitraje. Sin embargo, la realidad es que a los jugadores del Madrid no les sorprendió lo más mínimo. El arbitraje de Hernández Hernández cuando ve al Real Madrid siempre es el mismo: robo tras robo.

El árbitro canario es uno de los preferidos del Comité de Árbitros para impartir justicias en los Clásicos, consciente de la animadversión que siente por el Real Madrid. Los últimos cursos han sido un robo tras otro en el que los jugadores blancos apenas han podido sobrevivir. Hernández Hernández se la tiene jurada al Madrid, tal y como demuestran estos precedentes:



Temporada 2015-2016: gol anulado a Bale

El señor Hernández Hernández dirigió su primer Clásico con solo 33 años en abril de 2016. Entonces, el Barça era líder y Zidane visitaba por primera vez el Camp Nou como técnico del Real Madrid. El equipo blanco comenzó a forjar su hegemonía a partir de aquel partido y a pesar del robo arbitral. Los blancos remontar un 1-0, pero tuvo que luchar contra un nuevo escándalo arbitral. Con 1-1, el colegiado canario anuló un gol más que legal a Bale para evitar la victoria blanca. Aún así, no pudo.

Temporada 2016-2017: penalti y expulsión



Al año siguiente, Hernández Hernández volvió a hacer de las suyas. El colegiado no señaló penalti por un claro derribo de Umtiti a Cristiano Ronaldo en el minuto 2. Más tarde pitaría un fuera de juego de Bale que no era y que evitó que el galés se plantara solo contra Ter Stegen. Para rematar, otra vez Ramos fue el perjudicado. Roja directa demasiado rigurosa con 1-2 en el marcador. 

Temporada 2017-2018: la falta de Suárez y el penalti de Alba

Para no perder la tradición, el Comité colocó a Hernández Hernández a dirigir el Clásico y obtuvo lo que se propuso: un nuevo robo al Madrid. Para destacar, el 2-1 de Messi tras una clarísima falta de Suárez a Varane o el penalti clamoroso de Jordi Alba a Marcelo que el árbitro fingió no ver.


Deja tu Comentario