2018-05-08 08:05 FC Barcelona Por: Fede Peris

Sergio Ramos envenena el ambiente de la selección

Las mentiras del merengue juegan en contra de las aspiraciones de la 'Roja' en el Mundial.



El Real Madrid terminó el pasado Clásico de Liga envuelto en la frustración. Los de Zidane se las prometían muy felices cuando provocaron la injusta expulsión de Sergi Roberto al filo del descanso, y se creyeron que lo que vendría en el segundo tiempo era una paliza en el Camp Nou. Sin embargo, lo que se encontraron fue un empate y a duras penas, con el gol de Bale salvando un punto para los blancos. La impotencia merengue, también con la falta de gol en los momentos en los que dominaron, fue encarnada en Sergio Ramos, que perdió el control y volvió a la tóxica actitud propia de los clásicos de hace poco más de un lustro.

Si el capitán merengue podría hacerlo peor tras el partido, donde no faltó a unirse a ninguna tangana, se sobrepasó con sus entradas y dio un pésimo ejemplo de deportividad, lo logró dada su actitud en los micrófonos de los medios tras el pitido final. En ellas, entre otras cosas, acusó de "teatrero" a Luis Suárez, mientras que hizo unas declaraciones muy graves en las que acusaba a Leo Messi de presionar al árbitro.



La deplorable actitud de Ramos después del Clásico.

Unas palabras innecesarias y que ya no forman parte de la tensión del partido. Es lógico que durante el transcurso del encuentro algunos hagan o digan cosas de las que luego se arrepientan, paro en el caso de Ramos no hubo retractación sino reincidencia, además con graves acusaciones y faltas de respeto. Más allá del escaso favor que todo esto hace a su honor como futbolista, las consecuencias son mucho más graves de lo que parecen.

En el Camp Nou ha dolido mucho la actitud del merengue, especialmente entre los compañeros de Ramos en la selección española. No entienden que el camero siga en sus trece incluso con todas las evidencias en su contra, algo que perjudica claramente las opciones de que en el vestuario de la Roja haya la unión necesaria para poder luchar por el título del Mundial este verano. Gracias al merengue, todos saldrán perdiendo.


Deja tu Comentario