2018-05-09 08:05 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Dembélé no acepta ser el cuarto delantero del Barça

El francés ya ha reaccionado a la noticia de la llegada de Griezmann en verano.



El Barça ha dado un gran paso adelante en la misión de conseguir ver a Antoine Griezmann vestido de azulgrana este verano. Tras comunicar oficialmente al Atlético de Madrid la intención de pagar la cláusula de rescisión de 100 millones de euros para llevarse al crack francés, varios mecanismos se han activado de repente. Empezando por los del propio club rojiblanco, cuya reacción ha sido la peor posible, pero también en Barcelona se han movido cosas. El primer jugador en reaccionr a la noticia ha sido el principal damnificado de la próxima llegada del crack galo.

Se trata de Ousmane Dembélé, que llegó el pasado verano para ocupar el puesto de Neymar en la delantera titular y que ahora se ve fuera del once de cara al próximo curso. Tras un mal primer año en el Camp Nou, donde las lesiones han mermado sus opciones de asentarse en la delantera con Messi y Suárez, ahora el ex del Dortmund teme que la llegada de su compatriota implique que quede relegado al banquillo.



Los tres clubes que pelean por lograr la cesión de Dembélé.

Ante esta situación, el extremo francés no ha esperado para plantear una solución. Ya se ha dirigido al club para exigir buscar la mejor salida al problema que se ha abierto, y la propuesta del joven crack convence en primera instancia al club blaugrana: una cesión temporal a un club importante de Europa, para que siga creciendo y con oportunidades, con la ocasión de regresar posteriormente a la Ciudad Condal y asentarse definitivamente en el equipo.

En este sentido, tres clubes se han postulado como potenciales destinos. La Juventus, el Paris Saint-Germain y especialmente el Liverpool se han mostrado rápidamente interesados en acoger a la joven estrella gala de cara al próximo curso. De hacerlo, el Barça se aseguraría que tendría minutos y podría ahorrarse su alta ficha, teniendo en cuenta la que tendrá Griezmann a su llegada.


Deja tu Comentario