2018-05-15 15:05 Reportajes Por: Fede Peris

Alguien tenía que decirlo: Coutinho se ha comido a Iniesta

Las estadísticas de Iniesta en el Barcelona no están a la altura de su cotización y prestigio. Coutinho, con la mitad de partidos y minutos, le ha puesto en evidencia.



La derrota de anoche del Barça en el campo del Levante, sin Leo Messi, ha puesto de manifiesto con toda su crudeza las carencias de Andrés Iniesta como crack de este equipo y paralelamente ha justificado el fichaje de Coutinho y su decisión de abandonar el Barça. A Iniesta se le supone más, mucho más, de lo que da y puede dar.

De Iniesta se espera que sea algo más que un comparsa de Messi

El partido de anoche era el partido de Iniesta. Sin Messi en el equipo, era el momento de sacar sus galones, los que le han convertido en el número dos de la escala salarial del Barça en virtud a un carisma y cotización que en los últimos años no ha justificado en el campo con su rendimiento. A estas alturas de su carrera no se trata de cuestionar la extraordinaria calidad técnica que atesora Iniesta. Sin embargo sí se le puede reprochar que esa calidad técnica sólo sirva para ejercer de comparsa de Messi y para adornar su juego con el regalo de un par de exquisitos detalles técnicos que ofrece en cada partido y que nadie le niega. 



Pero el Barça necesita algo más, bastante más, que Iniesta ya no es capaz de ofrecer, de ahí que haya que agradecerle su honestidad dando un paso a un lado porque ya no se ve capaz de rendir lo que el barcelonismo espera de él. Encumbrado a lo más alto del pedestal en el Barça, por su golazo decisivo en , que abrió el camino de la final de Roma y de La Tercera Champions League blaugrana, y en España, por su decisivo gol en la final del Mundial de 2010, Iniesta ha disfrutado del crédito que ambos goles le han proporcionado convirtiéndose en un símbolo incuestionado. ¿Quién se va a atrever a cuestionar a un símbolo?

Cuando Messi no está, Iniesta tampoco

Pero su rendimiento ha ido de más a menos en los últimos años, su peso en el juego del equipo ha descendido de forma alarmante y se ha echado de menos en él un nivel de juego a la altura del estatus de crack mediático que disfruta en el Barça. No basta con darle un par de buenos pases a Messi y regalar dos detalles técnicos soberbios, pero irelevantes, en cada partido. Iniesta no es Messi, pero está obligado a mantenerse cerca de su nivel. Especialmente cuando el argentino no está. En Valencia, anoche, Messi no estaba e Iniesta, que ya está más pendiente de sus despedidas que de lo que pasa en el campo, no se arremangó ni apareció para poner orden en el caos que se vivio en el campo del Levante. Lo tristemente previsible de acuerdo a su rendimiento en los últimos años.

Coutinho hace lo que se espera de Iniesta y no ofrece

Y paralelamente, Coutinho, por quien el Barça ha tirado la casa por la ventana para ocupar en el futuro el puesto que en los últimos años ha desempeñado Iniesta, respondió con creces a las expectativas poniendo en evidencia al mismísimo crack manchego con sus tres goles. Es cierto que Iniesta no es un goleador y que su función en el campo no es la de hincharse a marcar goles, pero es un media punta ofensivo, con más obligaciones creativas que destructivas que juega muy cerca del área rival. Sin embargo, ni marca ni da asistencias. Dos goles en toda la temporada, uno cada 1.404 minutos (uno cada 21, 5 partidos) . Y 4 asistencias, una cada 707 minutos (1 cada 11 partidos) le dejan retratado.



La odiosa comparación Iniesta-Coutinho

Especialmente cuando su sustituto, Coutinho, en la media temporada que ha disputado, y todavía en fase de adaptación, se ha descolgado con cifras mucho más eficaces con la mitad de partidos y minutos que ha disfrutado Iniesta: 1 gol cada 157 minutos (cada 2,3 partidos) y 1 asistencia cada 236 minutos (cada 3,5 partidos). Las comparaciones son odiosas, pero esta más. 

Iniesta, desaparecido en Valencia, fue cualquier cosa menos un revulsivo para su equipo. Coutinho le ha dejado en evidencia. Y Coutinho tiene mucho que ver en su decisión de dejar el Barça, consciente de que su futuro en el Camp Nou estaba condenado a vivir a su sombra. Hoy Mundo Deportivo recuerda que desde el partido jugado ante el Leganés el 7 de abril Coutinho ha intervenido en 10 de los 26 goles que ha anotado el Barça, con 6 goles y 4 asistencias.

El Barça pide a gritos el relevo de Iniesta por Coutinho

En los últimos 9 partidos del Barça, desde el enfrentamiento ante el Leganés el 7 de abril, ha intervenido en 10 goles de los 26 totales, marcando 6 y dando 4 asistencias. En Valencia Coutinho tuvo un porcentaje de acierto de 75% de cara al gol: cuatro intentos y tres goles.

Eso es lo que se espera de Iniesta. No que compita con Messi y Suárez en sus registros goleadores, pero sí que esté ahí y sea decisivo. Y no lo está siendo. 2 goles y 4 asistencias en toda una temporada no le dejan en buen lugar. Lo de anoche en Valencia no es más que la constatación de que el Barça pide a gritos el relevo para que Coutinho juegue en su verdadera posición y el Barça se beneficie de ello. 

 

Los números de Iniesta 

43 partidos
2.808 minutos
2 goles
4 asistencias
19 remates

Los números de Coutinho

21 partidos,
1417 minutos
9 goles
6 asistencias
32 remates


Deja tu Comentario