2018-06-01 17:06 FC Barcelona Por: Redacción MB

La confesión más dura de Paulinho sobre su carrera

Paulinho ha confesado en una entrevista reciente que estuvo a punto de dejar el fútbol



Paulinho es uno de esos trotamundo del fútbol. Su fútbol ha visitado muchos países. Desde Brasil viajó muy joven hacia Europa, concretamente hasta países sin mucha tradición futbolística como Polonia o Lituania, donde, ha comentado, que estuvo cerca de colgar las botas.

Esto ocurrió hace nueve años, cuando Paulinho se embarcó en la mayor aventura que ha hecho nunca. Decidió dejar su Brasil natal para jugar en el este de Europa, donde no pudo demostrar toda su calidad y donde fue más protagonista los insultos raciales que recibió por parte de unas aficiones ultras que se han cargado a muchos jugadores que han visitado estos países.



Por suerte, Paulinho pudo volver pronto a Brasil, donde empezó a despuntar en el Corinthians y se ganó, de nuevo y con mérito propio, el salto a Europa. Esta vez al Tottenham para después viajar por otros países, incluido China y acabar siendo un jugador muy importante en el Barça y en la Selección brasileña, de la que es una pieza fundamental en un equipo que es el principal candidato a llevarse el Mundial de Rusia.

Paulinho ha dicho en concreto que “estuve cerca de parar”, por culpa de esos aficionados que cantaban en su contra y por su raza y no le permitían desarrollarse deportivamente.

La jugaada que lo desterró del Tottenham

No es lo más habitual que los jugadores de la Liga China fichen por los grandes clubes de Europa. El vínculo entre el país asiático y las grandes Ligas del viejo continente acostumbra a ser el inverso, y a menudo por motivos económicos, por la proximidad del retiro de los jugadores o por ambas razones. Sin embargo, Paulinho fue la excepción que confirma la regla con su fichaje por el Barça este verano a cambio de 40 millones de euros. Un fichaje que cambió su vida, que ya está parcialmente amortizado y que, sobre todo, ha callado muchas bocas.



Especialmente en el Tottenham, donde no tardó en convertirse en un villano hasta que puso rumbo al Guangzhou Evergrande. El club 'spur' le fichó en 2013 a cambio de 17 millones de libras desde el fútbol brasileño, y allí vivió la que posiblemente se ha convertido en su peor experiencia como profesional. En un encuentro, cuando se disponía a disparar a portería, el balón se le escapó y mandó el balón muy lejos de la puerta, dejando a los aficionados de su equipo atónitos.

No tardaron en considerarle, injustamente, el peor jugador de la historia del club 'spur', sin tener en cuenta que sólo le estaban juzgando por un mal disparo que hasta el mismísimo Leo Messi podría hacer con mala suerte. Sin embargo, estó le 'crucificó' en la capital británica, hasta que el brasileño tuvo que hacer las maletas rumbo al Extremo Oriente.


Deja tu Comentario