2018-06-12 20:06 El Soplo Por: Fede Peris

Suena la hora de Luis Enrique en la selección española

No hay mejor opción que Luis Enrique para el casting del nuevo seleccionador después del Mundial de rusia.



Luis Enrique, el exentrenador del FC Barcelona, tiene todos los números para ser el sucesor de Julen Lopetegui al frente de la selección española. Por palmarés, por eficacia probada, por conocimiento de su trabajo y por los éxitos cosechados en su brillante trienio como entrenador del FC Barcelona.



Ningún otro candidato reune los méritos de Luis Enrique para acceder al cargo de seleccionador español. Además, Luis Enrique siempre ha expresado la ilusión que le haría y el honor que supondría para él alcanzar el cargo de seleccionador español. Su experiencia en el Barça B, Roma, Celta y FC Barcelona le avalan. Y su palmarés en el Barça es impresionante: 9 títulos sobre trece posibles, con triplete y doblete incluído. Es un técnico ganador. Justo lo que necesita la selección española. Y, además, está disponible, no hay que pagar para contratarle.

Estos son los otros nombres que se barajan para el cargo de seleccionador

-Albert Celades, actual seleccionador de España Sub 21 y con nula experiencia de trabajo con profesionales de elite



-Fernando Hierro, bien visto en la capital por su etapa madridista, no convenció a nadie en su unica experiencia como primer entrenador de un equipo profesional en el Oviedo. Fue segundo de Zidane, pero no tiene experiencia con grandes equipos profesionales. Se le reconoce más su trabajo en los despachos que en el banquillo.

Paco Jémez, un técnico rompedor que no liga con el perfil que requiere el seleccionador español. Amante del conflicto, sus últimas experiencias en México y con el Las Palmas le convierten en lo contrario de lo que debe ser el seleccionador español.



Quique Sánchez Flores, que acabó siendo despedido en su última experiencia en el Espanyol, tiene experiencia en equipos de elite, pero no parece ser el técnico capaz de generar ilusión y armonía en el seno de la selección.

Quique Setién, es un técnico que está de moda. Le avala su trabajo en el Las Palmas y Betis. Su problema es que tiene contrato en vigor con el Betis y que tiene tiempo por delante para plantearse la posibilidad de dirigir a España.

Míchel, exjugador del Real Madrid, tiene buena prensa en la capital, pero su curriculum no es precisamente como para esperar milagros de él. Con ya larga experiencia, incluso a nivel ionternacional, ha acabado casi siempre mal en todos los equipos en los que ha estado.