2018-06-14 13:06 Real Madrid Por: Carlos Muñiz

La traición a España de Lopetegui ensucia el señorío del Real Madrid

La actuación de Florentino hurtando al entrenador de la selección española sin miramientos genera desapego hacia el equipo blanco y fomenta el crecimiento del antimadridismo.



Seguramente Florentino Pérez debe estar extrañado por el jaleo que hay montado en la selección española a las puertas del Mundial de Rusia y no debe entender nada. Debe pensar que él sólo ha fichado a un entrenador para la próxima temporada y dos más y que todo lo demás no va con él. Pero va. El presidente del Real Madrid ha desenmascarado a Julen Lopetegui, el mismo que firmó hace 24 días un contrato con la Federación por dos años y lo ha olvidado de forma repentina poniendo de manifiesto su grado de compromiso con la selección de España.

Con La Roja y el Mundial no se juega

Florentino ya debe saber que él no ha inventado nada. Lopetegui tenía contrato en vigor y se lo ha llevado. Como el PSG se llevó a Neymar. O como el Barça intenta birlarle a Griezmann al Atlético. Y como tantos otros, como Figo o Theo Hernández sin ir más lejos. La diferencia es que esto no va de clubes. Va del equipo nacional de España que tiene detrás a un país ilusionado y que ahora está desolado porque alguien ha decidido contratar a su seleccionador tres días antes de iniciarse el Mundial. Y el presidente de la Federación se ha rebotado porque se ha sentido traicionado por quien hace 24 días le juró amor eterno en los dos próximos años y porque con La Roja y el Mundial no se juega.



Lopetegui no podía predicar compromiso con el ejemplo

Aceptar la jugarreta de Florentino manteniendo en su puesto a Lopetegui sería tanto como aceptar un vasallaje hacia el presidente del Real Madrid, que con esta primera prueba habría comprobado que ahora sí manda también en el fútbol español. Plegarse a Florentino Pérez como si nada hubiera pasado equivaldría a compartir la selección con el Real Madrid en el momento en que más necesita de su entrenador para planificar la temporada y definir la fisonomía de la plantilla con sus altas y sus bajas. Y por ahí no ha pasado el novel Rubiales, que le ha echado en cara a Lopetegui que si él exige a sus jugadores concentración absoluta en la selección y que se olviden de sus clubes, alguien tiene que obligarle a él a que predique con el ejemplo. 

Rubiales le ha hecho un favor a Lopetegui

Pero Lopetegui ya tiene la cabeza en el Real Madrid y su presencia en la selección habría sido nociva. Quien más quien menos entiende ahora por qué se ha llevado a Rusia a tres suplentes del Real Madrid o ha dejado en tierra a Sergi Roberto. Muy profesional. Sería delicado para Lopetegui dirigir a los jugadores del Barça sabiendo que él es el entrenador del Real Madrid. En el fondo Rubiales le ha hecho un favor, y además aún le puede sacar tres milloncetes más a la Federación de esa selección que es de todos y pagamos entre todos.

Lo que se deriva de todo es que el Real Madrid de Florentino Pérez no se detiene ante nada ni ante nadie. Mira que hay entrenadores en el mundo y ha tenido que encapricharse de este que, mirando su historial, no es precisamente un técnico brillante. Despedido del Castilla, despedido del Oporto y despedido de la selección española. Pero Lopetegui es ahora un capricho y Florentino consigue sus caprichos al precio que sea, aún a costa de ganarse la antipatía de la España alegre que no desea que nadie enturbie su alegría por su selección.



Una actitud que genera desapego hacia el Real Madrid

Florentino ha hecho crecer el antimadridismo, y lo sabe. Luego dirá que son las campañas de la prensa culé, pero aquí la campaña se la ha organizado él solito. Esto no es el mundo empresarial en el que se mueven los tiburones de las finanzas al grito de OPA va y OPA viene. La selección no es una empresa que se pueda comprar. Es la ilusión de todo un país. Y Florentino ha jugado con eso. Actuaciones como la del Real Madrid perjudicando los intereses de la selección de todos los españoles genera desapego. Desapego hacia el Real Madrid por su egoísmo y decepción y pesimismo hacia La Roja. Y el Madrid y Lopetegui lo sufrirán. Porque Lopetegui en esta historia ha quedado como un vulgar mercenario capaz de venderse por un puñado de monedas sin respetar su palabra, su firma y su supuesto compromiso con la suerte del equipo nacional de España en el Mundial.

No es como llevarse a Pochettino del Tottenham. Lopetegui no es el entrenador del Tottenham. Era el guía que tenía que conducir a La Roja a un éxito que pondría a España entera de fiesta. Era un profesional con contrato en vigor. Por tanto, lo que ha hecho el Real Madrid es un hurto en toda regla a la selección sin pedir permiso a nadie. Sin tomarse la molestia de negociar. Pase si se trata de un conflicto entre clubes, pero la selección debería ser sagrada. Queda claro que para Florentino Pérez no lo es. Sólo es un obstáculo que se interpone entre él y un objetivo. Aquí se ha jugado con los sentimientos de España entera y han quedado al descubierto los turbios instintos que guían al Real Madrid, aunque los gaiteros toquen la fanfarria en los medios para silenciar el escándalo de manera que el "Ser Superior" salga ileso sin el más leve rasguño.

Al Barça le montarían un consejo de guerra por lo mismo

¿Alguien se imagina al FC Barcelona robándole a la selección a su entrenador a tres días de iniciarse el Mundial? Entre los muchos delitos que se le imputarían estaría el de alta traición, rebelión e incitación al odio,. Y porque aquí no ha habido violencia, al menos física, que si no también. Eso mismo, perpetrado por Bartomeu, serviría para organizarle un consejo de guerra al Barça. Pero no ha sido Bartomeu. Ha sido Florentino Pérez. Por tanto, silenzio stampa.

Son las cosas del Real Madrid, que es lo que tiene. El maravilloso entrenador de la flor le deja plantado y detrás hacen cola para irse sus dos principales estrellas. Y quien lo paga es la selección de todos los españoles.

De todo este jaleo sólo queda una cosa clara para el Real Madrid. Sus relaciones con la nueva Federación Españaola de Fútbol no serán malas. Lo siguiente. Así, pues, la corte de voceros que jalea al club blanco desplegada por los medios podrá poner en marcha una nueva edición del villarato porque los árbitros le tienen manía al Real Madrid. Y se preguntarán: ¿Y por qué será?

 

 

 

 


Deja tu Comentario