2018-06-15 09:06 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

La actitud de Sergio Ramos desestabiliza a la selección

El merengue no ha actuado como capitán de la Selección, sino como un emisario más del Real Madrid.



La selección española está dividida, fracturada, y toda la culpa la tiene el anuncio del fichaje de Julen Lopetegui por el Real Madrid. Fue el ex seleccionador el que había pedido a sus pupilos que aparcasen todas sus negociaciones a nivel de clubes y demás aspectos de otras índoles y fue el primero en no dar ejemplo con el bombazo a apenas unas horas del debut de la Roja. Lógicamente, la mayor parte de la plantilla se enfadó y quedó decepcionada, a excepción de los seis merengues que integran el combinado, que por interés propio han sembrado la disputa.

Lo más grave es que, de todos ellos, Sergio Ramos haya adoptado el perfil más radical. A pesar de que como capitán debe ser el primero en velar por los intereses del combinado nacional, su actitud ha sido lamentable y ha actuado como una extensión de Florentino en la concentración en Rusia. En esta línea se ha mostrado para hablar de las sensaciones del equipo tras la marcha de Lopetegui, de una forma nada representativa del resto del equipo.



Ramos, el capitán menos profesional.

De hecho, entre otras cosas, el '15' aseguró que “No hay ninguna grieta en el equipo. Cada uno pensamos distinto, somos de una madre diferente, pero la idea colectiva es la misma, ir a por el Mundial. Fue un momento muy delicado. A alguno le dará más o menos pena, pero los problemas son una oportunidad para crecer. Nos va a hacer estar más unidos. Hay mucho trabajo detrás de todo esto”. Unas palabras que denotan la división que ha abierto Florentino en la Roja, por mucho que desde el Bernabéu quieran señalar ahora a Rubiales por echar a Lopetegui tras el anuncio.

Nada más lejos de la realidad, la inmensa parte de la plantilla de España está de acuerdo con el presidente de la RFEF y coincide en que el cese de Lopetegui era la mejor solución. Sin embargo, Florentino se ha encargado de silenciar sus voces a costa del liderazgo de un Sergio Ramos que ha dejado de servir a su selección para pasar a ser el capitán merengue en Rusia.


Deja tu Comentario