2018-06-18 18:06 Crónica Rosa Por: Redacción MB

La mujer de Marcelo no quiere vivir del fútbol

Clarisse Alves, esposa de Marcelo quiere tener su propia profesión y dejar la vida de WAG



La mujer de Marcelo, Clarisse Alves, lleva 10 años casada con el lateral zurdo del Real Madrid y de la ‘Canarinha’ y algo más de esa decena de años viviendo en nuestro país, ya que llegó con el jugador.

Es por eso que Clarisse se ha cansado de vivir del fútbol y está abriéndose una vía en la interpretación, para la que está haciendo cursos formativos junto a grandes nombres de este ámbito. Asimismo, está integrada en una agencia junto a nombres como Juana Acosta, Verónica Echegui, Macarena García, Eduard Fernández, Fernando Tejero o Bárbara Lennie, para llevar a cabo su sueño: Ser actriz.



Y es que desde que era pequeña, Clarisse siempre ha estado vinculada a este mundo, ya que de pequeña realizó cursos en el Studio Escola de Atores en Brasil y pronto se mudó a Estados Unidos para continuar con su formación para terminar de instruirse y ganarse la vida en la televisión y el cine.

Asimismo, la madre de los dos hijos del jugador, está estudiando idiomas para que no haya barreras en su futuro, y además del portugués y del castellano, también habla italiano e inglés y domina algunas artes marciales como Muay Thai.

Así conquistó Marcelo a Clarisse

En una entrevista, el lateral izquierdo madridista comentó cómo se ganó a su mujer, la hermana de su mejor amigo, Caio Alves, con quien coincidió en Fluminense jugando a fútbol sala.



Caio era el capitán y un gran amigo de Marcelo, amistad que se ha ido arrastrando hasta hoy. Y de esa amistad salió el amor. Marcelo comenta que Caio le dejaba hacer de todo para conquistar a su hermana, y es que parece que a Caio le gustaba Marcelo como cuñado: “Jugaba en Fluminense con Caio, él era el capitán. Y yo, como quería conquistar a su hermana, decía: ‘lo que tú quieras puedes hacer conmigo”.

Después de ganarse a Caio y su amistad, se lanzó a por Clarice. Marcelo dice que la estrategia que llevó a cabo era decirle siempre que sí. Así, ha desvelado algunas anécdotas como: “Me dijo: ‘para el partido de ahora, ¿te puedo teñir tu pelo de rubio?’. Y yo dije: ‘uy, claro, claro, venga, dale”.

Aunque Marcelo adoptó la manera del ‘sí’, su mujer comenta su propia versión, que es muy similar a la del jugador: “Ya veía que algo quería conmigo. Entonces, llegó un partido muy importante y me dijo que quería ir distinto. Yo le dije: ‘te pongo de blanco, te tiño de color’. Y él decía: ‘sí, sí. Tú hazme lo que quieras, venga”. 

Ambos comentaban que ese cambio fue el principio de la conquista. Pero no gustó a todos y tuvo algunos problemas, ya que Marcelo afirma que su padre se cabreó con él por el nuevo look: “Mi padre no me había dicho que iba al partido. Entonces, en medio del partido, jugando con el pelo rubio ridículo (risas), mi papá me miraba diciendo como ‘te voy a…’. Me decía: ‘quítate eso del pelo’. Se cabreó, pero lo he hecho porque quería conquistar a Clarice”.


Deja tu Comentario