2018-06-21 22:06 Rusia 2018 Por: Fede Peris

Argentina arrastra a Leo Messi al fracaso más grande de su carrera

Argentina ni ha buscado ni ha encontrado a Messi y le aleja del sueño del Mundial que necesitaba para redondear su carrera.



Leo Messi afrontó el Mundial con la idea de alcanzar la final, como en Brasil hace cuatro años, y esta vez ganarla. Leo Messi pensaba que el fútbol argentino daba para eso, pero no contaba con que la histórica albiceleste ha dejado de ser un equipo para convertirse en una banda descabezada y sin guión desde el banquillo. La selección de argentina ha arrastrado a Messi al precipicio en el que puede ser su penúltimo partido con su selección.

Es cierto que Messi, individualmente, no ha lucido. Tampoco ha dado muestras de lucha en un partido en el que no se le podía perder la cara al rival. Peligrosamente desaparecido. Sampaoli ha dado con la tecla que permita a sus jugadores buscar a Leo Messi y encontrarle. Ha tenido tiempo para preparar el tema, pero no lo ha conseguido. Messi no ha tenido el apoyo de sus compañeros, como sucede en el Barcelona. Ni le han buscado, ni le han encontrado. Argentina ha sido un error desde el primero hasta el último minuto. Errores garrafales ante la portería croata. Error imperdonable de Caballero. Errores de Sampaoli en los cambios... Errores tácticos graves que han inutilizado a Leo Messi más que la propia selección croata.



Messi necesita algo más que diez tuercebotas a su lado

Así se escribe la historia. A Cristiano Ronaldo le pitan un penalti y se aprovecha de un error del portero rival para sumar goles para él y para Portugal. A Messi le pitan un penalti y no lo anota y el portero que falla es el suyo, no el rival. Messi es la gran víctima del juego de Argentina. No está bien rodeado y los que juegan no tienen con él la química que disfruta en el Barça. 

Messi se retirará sin el Mundial, salvo milagro no esperado en la última jornada, porque se hace difícil imaginar que esta selección sea capaz de ganar a nadie. Ni a Nigeria ni a nadie. Se llame como se llame el rival. Argentina llegó al Mundial llorando gracias a un hat trick de Messi en la última jornada de la fase de clasificación. Y Argentina se irá llorando de Rusia, y se irá dejando en el recuerdo la imagen de una banda de jugadores impotentes, violentos y poco o nada aptos para la práctica del fútbol. Aunque muchos de ellos sean multimilonarios y estrellas de este deporte. Messi necesita algo más que diez tuercebotas a su lado para justificar su condición de mejor jugador de la historia.


Deja tu Comentario