2018-06-26 20:06 Fichajes Por: Fede Peris

Al Atlético le explota en las manos la bomba Griezmann

El abismo brutal entre el contrato de Griezmann y el del resto de la plantilla del Atlético servirá para montar una cola de jugadores reclamando más dinero.



La renovación de Antoine Griezmann evitando su fuga al FC Barcelona le va a salir muy cara al Atlético de Madrid. De momento le va a costar 23 millones al año durante las poróximas cinco temporadas, una ficha jamás vista en el Atlético y muy alejada de las posibilidades del presupuesto del club. Pero lo peor llega ahora. El abismo que se ha abierto entre el contrato de Griezmann y el de los demás componentes de la plantilla colchonera es abismal y el departamento de quejas ya se ha puesto en marcha.

El primero que quiere revisar su contrato es Diego Godín. Le queda todavía un año y su cláusula de rescisión a partir de ahora será de 20 millones de euros. Godín, íntimo amigo de Griezmann, sabe lo que le ha sacado el crack francés al presidente Cerezo y él también quiere participar en el reparto de millones exigiendo una mejora importante en su salario aprovechando el que será el último contrato que firme en su carrera profesional.



Todos quieren participar en el reparto de billetes

Y detrás de Godín vendrán más. La cola será interminable y el Atlético de Madrid se expone a sufrir un colapso económico si atiende todas las reclamaciones. La más urgente es la del meta esloveno Jan Oblak, que ha sido tan importante o más que Griezmann en la última temporada del Atlético. A Oblak no le faltan las ofertas: Real Madrid y PSG ya han contactado con él, y va a exigir cantidades que rondan los 15 millones de euros por temporada. Luego irán desfilando los demás.

La plantilla del Atlético entiende que hay dinero en el club después de observar la generosidad con que se ha tratado a Griezmann y todos querrán participar en el reparto de billetes.

 




Deja tu Comentario