2018-07-02 08:07 FC Barcelona Por: Ricard Cardona

Fin de ciclo para el estilo del Barça en la selección

El fútbol de posesión fue el peor aliado de España ante Rusia.



La selección española saltó al campo en Moscú muy decidida a llevarse el partido y sacar el billete para los cuartos del Mundial. Se enfrentaban los de Fernando Hierro a Rusia y a una peculiar maldición: la Roja nunca había vencido a un anfitrión, ya fuera en Mundial o en Eurocopa. Para ello, los españoles confiaron en el tiki-taka, el fútbol de toque que les llevó a la gloria por primera vez hace diez años y abrió un camino de estrellas para el fútbol nacional. 

Sin embargo, esta vez fue estéril. La Roja abrumó en posesión, tuvo el control del partido y realizó más de un millar de pases -1.174 para ser exactos- en los 120 minutos que duró el encuentro. Pero de nada sirvió. Las ocasiones de las que dispusieron los pupilos de Hierro fueron muy pocas en comparación con su dominio sobre el terreno de juego, y la falta de concreción a pesar del control fue lo que dejó sin opciones a España.



España ya no puede con el tiki-taka.

El enorme error del que se dieron cuenta jugadores, técnicos y buena parte de la afición tras el batacazo fue que la selección ya no puede echar mano del juego vistoso, espectacular y bonito que la encumbró años atrás. En una expedición plagada de jugadores merengues, con apenas cracks que muevan el balón como antaño, la capacidad de la Roja es ahora mucho menor. El adiós de jugadores como Xavi o Cesc y la ausencia de otros como Pedro han contribuido a ello.

Sin la capacidad de regresar a un estilo ahora inalcanzable, en España sólo pueden esperar que salga otra hornada de futbolistas increíbles en La Masia, que ha sido, al fin y al cabo, el verdadero origen de los éxitos que han disparado a la Roja en lo más alto en las pasadas Eurocopas y el Mundial de 2010.


Deja tu Comentario