2018-07-03 09:07 Real Madrid Por: Ricard Cardona

El Mundial deja en evidencia al Barça con los penaltis

Los culés, retratados por sus trampas y favoritismos.



Cuando todavía no se han terminado de definir las selecciones que jugarán los cuartos de final del Mundial, el adiós de combinados como el español, el alemán, el argentino o el portugués dan fe de que está siendo un torneo atípico y sorprendente. Sin embargo, no sólo lo está siendo por lo que respecta a las selecciones que obtienen la clasificación, sino también en otros aspectos que dicen mucho de lo injusto que es el fútbol para algunos cuando se juegan partidos a nivel de clubes.

El ejemplo perfecto que lo ilustra es el de los favoritismos arbitrales culés, que se han desvanecido como por arte de magia. Los colegiados han sido los principales aliados del Barça esta temporada y las anteriores, y una prueba clarísima es la ausencia de penaltis en contra que se han pitado a los azulgrana en un lapso de más de dos años. Un dato que si ya de por sí no es creíble, todavía queda más en evidencia al constatar las penas máximas que se han señalado en lo que va de campeonato.



Los tres penaltis que nunca le habrían pitado al Barça.

Y es que hasta tres jugadores que jugaron con el Barça la última temporada han cometido penalti en el Mundial. La mano de Gerard Piqué, tan absurda como trascendental, ha provocado el último de ellos. Antes, Umtiti cometió otra mano en el primer encuentro de Francia en el Mundial y Mascherano agarró a un rival de Nigeria en el último partido de la fase de grupos de Argentina. Todos fueron debidamente señalados.

Tres penaltis como tres soles que son igual de claros que los que los mismos centrales, así como otros jugadores culés, han cometido en varias ocasiones con la camiseta del Barça. La gran diferencia, es que cuando visten de azulgrana, no se pitan. Toda una prueba delatora de la protección arbitral con la que cuenta un equipo que cada vez tiene más evidencias en su contra.


Deja tu Comentario